Visualizzazione di tutti i 3 risultati

Regreso de las tinieblas

Levantó el revólver, apuntándole a la cabeza. De repente, sonó un estampido, y comprobó, estupefacto, que la sardónica risa continuaba plasmada en su desfigurado semblante. El terror comenzó a subir por todas sus fibras, en dirección al cerebro. Estaba completamente seguro de haber acertado en aquella horrorosa cabeza. Sin embargo, el rostro seguía intacto, en su pavorosa expresión amarillenta, sin vida. El espectro alargó ambas manos. -¿Te convences? Ningún daño puedes causarme ya. Retrocedió aún más, mientras vaciaba el cargador del revólver con frenética precipitación, negándose a creer lo que sus propios ojos veían. Dos balazos abrieron oscuros orificios en el cuerpo de la espantosa figura, y entonces fue cuando se desencajó, despavorido, su rostro. Todo su ser se estremeció. ¡De los orificios no manaba sangre! ¡Y la figura seguía avanzando, imperturbable!…

Levantó el revólver, apuntándole a la cabeza. De repente, sonó un estampido, y comprobó, estupefacto, que la sardónica risa continuaba plasmada en su desfigurado semblante. El terror comenzó a subir por todas sus fibras, en dirección al cerebro. Estaba completamente seguro de haber acertado en aquella horrorosa cabeza. Sin embargo, el rostro seguía intacto, en su pavorosa expresión amarillenta, sin vida. El espectro alargó ambas manos. -¿Te convences? Ningún daño puedes causarme ya. Retrocedió aún más, mientras vaciaba el cargador del revólver con frenética precipitación, negándose a creer lo que sus propios ojos veían. Dos balazos abrieron oscuros orificios en el cuerpo de la espantosa figura, y entonces fue cuando se desencajó, despavorido, su rostro. Todo su ser se estremeció. ¡De los orificios no manaba sangre! ¡Y la figura seguía avanzando, imperturbable!…

Only registered users can download this free product.

Páramo alucinante

Libros de terror publicados entre 1973 y mayo de 1985.

Libros de terror publicados entre 1973 y mayo de 1985.

Only registered users can download this free product.

El cadáver está con nosotros

Hizo un inciso y girándose a su hija menor, autorizó: —Ya puedes empezar el relato de tu pesadilla, Genny. La pequeña guardó silencio interminables segundos. Su familia llegó a pensar que estaba arrepentida de cuanto había dicho. No obstante, empezó a decir de repente: —Eddie no puede descansar en paz porque hay muchas personas que tienen que morir. No es justo que él haya muerto y otros sigan vivos. Esa es la razón por la que ha matado esta noche a Van Camody. Cuando estuvo en mi habitación venia de hacerlo y… —¡Esto es el colmo! —Estalló Harold Durry, perplejo—. Decir que Eddie ha matado a Van Camody es ir demasiado lejos, Genny. No te permito que digas más tonterías, ¿entiendes?

Hizo un inciso y girándose a su hija menor, autorizó: —Ya puedes empezar el relato de tu pesadilla, Genny. La pequeña guardó silencio interminables segundos. Su familia llegó a pensar que estaba arrepentida de cuanto había dicho. No obstante, empezó a decir de repente: —Eddie no puede descansar en paz porque hay muchas personas que tienen que morir. No es justo que él haya muerto y otros sigan vivos. Esa es la razón por la que ha matado esta noche a Van Camody. Cuando estuvo en mi habitación venia de hacerlo y… —¡Esto es el colmo! —Estalló Harold Durry, perplejo—. Decir que Eddie ha matado a Van Camody es ir demasiado lejos, Genny. No te permito que digas más tonterías, ¿entiendes?

Only registered users can download this free product.