129–144 di 1765 risultati

Hielo y cenizas

Ésta es la segunda novela de la autora en la que el protagonista es de nuevo el detective Trokic un inspector de policía solitario cuya historia personal, que no logra olvidar por completo, está vinculada al conflicto de los Balcanes. En esta ocasión, un niño de ocho años. Lukas, es hallado estrangulado en un barrio de Arhus, la segunda ciudad en importancia de Dinamarca, durante una tormenta de nieve. Todo parece apuntar a un crimen sexual, sin embargo, la autopsia lo desmiente. También resulta del todo inquietante que los padres del niño oculten algo. La única pista fidedigna con la que cuenta la policía al hallar el cadáver es que el niño ha estado en contacto con fuego. El detective Daniel Trokic y su compañera de trabajo Lisa Kornelius, una experta en recuperación de datos informáticos y antigua colaboradora de la policía en casos de pederastia, se encargan de la investigación del caso en medio de una atmosfera inquietante y sombría.

Grandes polvos de la Historia

Algo que debería ser íntimo como la sexualidad puede, sin embargo, tener una notable trascendencia en la sociedad y hasta en la Historia cuando sus protagonistas lo son también de esta. He aquí algunos de los ejemplos relatados en este libro: La violación de una jovencita propició la invasión musulmana de España. La «impotencia» de un rey, proclamada a los cuatro vientos, cambió una dinastía. Un producto muy parecido a la Viagra provocó en el siglo XVI la muerte de Fernando el Católico. La fogosidad sexual de una princesa mató al heredero de España. María Tudor tuvo un «embarazo fantasma» de sus relaciones con Felipe II. Dos guardias reales conquistaron el corazón y todo lo demás de dos reinas. Las orejas de la reina María Cristina excitaron sexualmente a un marino americano. El tálamo real de Isabel II lo frecuentaron muchos hombres menos su esposo. Alfonso XII y Alfonso XIII buscaron a sus amantes en los escenarios teatrales. Varios bastardos reales alcanzaron más prestigio que los hijos legítimos. Un convento de Madrid acogió las aberrantes relaciones sexuales de un rey y las de su todopoderoso valido. Unas prostitutas barcelonesas hicieron cambiar el arte universal. Las corridas de toros esconden un profundo y ancestral rito sexual… Un libro que combina el rigor histórico con un toque de desenfado, y que sorprenderá al lector por sus asombrosas revelaciones.

El retorno del capitán

A los Cebolletas las cosas no les van nada mal: han empezado la segunda vuelta más en forma que nunca, Tomi se ha reincorporado al equipo y Pedro el insoportable por fin ha regresado con los Tiburones Azules. Sin embargo, algo falla… No se comportan como un verdadero equipo y Gaston Champignon ya no sabe qué hacer. ¿Conseguirán así llegar a la gran final? ¿O esta vez… se quedarán a las puertas?

El pensamiento negativo

La mirada inversa de Risto Mejide. El popular publicista y jurado televisivo presenta una mirada distinta sobre temas tan dispares como el sexo, el éxito, la moda o los concursantes de Operación Triunfo, con la intención de levantar cuantas más ampollas, mejor, ya que según sus propias palabras: «si cuando hablas nadie se molesta, eso es que no has dicho absolutamente nada».

El oro del Rey

Sevilla, 1626. A su regreso de Flandes, donde han participado en el asedio y rendición de Breda, el capitán Alatriste y el joven mochilero Íñigo Balboa reciben el encargo de reclutar a un pintoresco grupo de bravos espadachines para una peligrosa misión, relacionada con el contrabando del oro que los galeones españoles traen de las Indias. Los bajos fondos de la turbulenta ciudad andaluza, el corral de los Naranjos, la cárcel real, las tabernas de Triana, los arenales del Guadalquivir, son los escenarios de esta nueva aventura, donde los protagonistas reencontrarán traiciones, lances y estocadas, en compañía de viejos amigos y de viejos enemigos.

El misterio del cuadro robado

Marvin es un escarabajo que vive en Nueva York debajo del fregadero de la cocina de la familia de James Pompaday, un chico solitario de once años. Por su cumpleaños, James recibe un juego de pluma y tintero, y se lleva una gran sorpresa al descubrir que Marvin ha hecho un pequeño dibujo tan… tan bueno que recuerda los trabajos del gran Alberto Durero. Todos piensan que el dibujante ha sido James, quien se ve en un aprieto cuando le piden más dibujos y no puede revelar que el verdadero artista es su nuevo amigo, ¡un escarabajo! Cuando Marvin y James visitan el Metropolitan de Nueva York, se ven envueltos en una emocionante aventura; los dos amigos harán uso de todo su ingenio para desvelar el misterio del cuadro robado.

El mar de los monstruos

Desde que sabe que es hijo de un dios y una mortal, Percy Jackson espera que el destino le depare continuas aventuras. Y su expectativa se cumplirá con creces. Aunque el nuevo curso en la Escuela Meriwether transcurre con inusual normalidad, un simple partido de balón prisionero acaba en batalla campal contra una banda de feroces gigantes. A partir de ahí las cosas se precipitan: el perímetro mágico que protege el Campamento Mestizo es destruido por un misterioso enemigo y la única seguridad con que contaban los semidioses desaparece. Así, para impedir este daño irreparable, Percy y sus amigos inician la travesía del temible Mar de los Monstruos en busca de lo único que puede salvar el campamento: el Vellocino de Oro.

El hablador

Dos voces se alternan para relatarnos el anverso y reverso de una historia singular. Por una parte, el narrador evoca sus recuerdos de un compañero de juventud, apodado Mascarita, que siente fascinación por la cultura amazónica. Por la otra, un anónimo contador ambulante de historias -un “hablador”-, viviente memoria colectiva de los indios machiguengas de la Amazonia peruana, nos narra, en un lenguaje de desusada poesía, su propia existencia y la historia y mitos de su pueblo. La confluencia final de los dos relatos que revelan una secreta unidad, muestra las misteriosas relaciones de la ficción con las sociedades y con los individuos, su razón de ser, sus mecanismos y sus efectos en la vida.

El Campo Del Alfarero

En los pedregosos aledaños de Pizzutello, la lluvia ha devuelto a la luz un cadáver con signos de haber sido ajusticiado por traición. Sin huellas dactilares y con el rostro desfigurado, las características no se corresponden con las de ningún desaparecido. Y cuando Mimì Augello insiste de forma muy extraña en hacerse cargo del caso personalmente, las alarmas de Montalbano se encienden. Pese a que los molestos achaques de la edad lo tienen algo embotado, su infalible instinto lo lleva a no ceder las riendas y seguir adelante sin bajar la guardia. O tal vez el mejor estímulo sea la aparición en escena de Dolores Alfano, una mujer atractiva y seductora que denuncia la desaparición de su marido, de quien dejó de tener noticias poco antes de que embarcara hacia Sudamérica. Así, de manera gradual y casi imperceptible, dos casos en apariencia distantes empiezan a mezclarse, y Montalbano deberá devanarse los sesos y valerse de todo su ingenio para desvelar la trama oculta de una traición insospechada.
En esta decimoséptima entrega encontramos a un Salvo Montalbano con cierta tendencia a la misantropía, cada vez más entregado a sus momentos de soledad y a esos diálogos con su otro yo, que por una parte lo agotan y por otra le señalan el camino. Engañando a quien lo engaña, rebatiendo falsedades con nuevas falsedades, al final el verdadero temple del comisario resurgirá cuando renuncie a la gloria por lealtad a quienes ama. Quizá la vida no sea tan absurda, después de todo.
*El campo del alfarero, o campo de sangre, es el lugar que compraron los sacerdotes, a fin de dar sepultura a los forasteros, con las treinta monedas de plata que Judas arrojó al suelo del templo antes de ahorcarse, desesperado por la magnitud de su traición.* *
* *según el Evangelio de san Mateo*

El beso de la sirena

Érase una vez, en una tierra junto al mar, una bellísima mujer llamada Maruzza Musumeci. Se decían muchas cosas de Maruzza, rumores a voces que quizás explicasen por qué a pesar de su belleza no había encontrado aún con quién casarse. Maruzza hablaba en griego con su abuela; no era una muchacha como las demás; parecía el personaje de una fábula; transmitía con sus ojos y su voz la perturbadora sabiduría que traen y llevan los siglos. Maruzza era una sirena.
Pero la historia comienza en realidad con Gnazio, que emigró a América y volvió a Vigàta tras veinticinco años de ausencia. En Nueva York trabajó como jardinero y, tras una caída desgraciada, decidió regresar a su Sicilia natal y comprar un trozo de tierra con un olivo milenario del que se había enamorado. Sólo le faltaba una mujer. Maruzza y Gnazio, la tierra y el mar, no vivieron una historia de amor imposible… como tantas otras. Primero fue la boda, después la familia y, año tras año, el milagro de conjurar lo que parecía contrario, para tantos irreconciliable.
Andrea Camilleri, el aclamado creador del comisario Montalbano, abandona el género negro para crear una obra que une magia y realidad y que rescata el mito de Ulises y el cuento de Andersen. Una historia plenamente contemporánea, que nos habla de cómo vivir con lo que nos resulta extraño, ajeno y contrario.

Cross

Alex Cross deberá enfrentarse al más terrible de los psicópatas: aquel que asesinó a su mujer. Alex Cross despuntaba ya en la Policía de Washington cuando una supuesta bala perdida acabó con la vida de su mujer, Maria. Aunque el cuerpo le pedía venganza, el cuidado de sus hijos resultó ser una realidad imposible de posponer. Pero ahora, diez años después, su vida ha cambiado radicalmente: se ha retirado del FBI e incluso su vida familiar parece en orden. Entonces, su antiguo compañero John Sampson le llama para pedirle un favor. Está siguiendo la pista a un violador en serie con un brutal modus operandi: amenaza a sus víctimas con fotos aterradoras de torturas cometidas por él mismo. Cross y Sampson necesitan el testimonio de alguna de las mujeres, pero ellas se niegan a revelar nada acerca de su agresor. Tanto Cross como Sampson ven clara la conexión de este caso con la muerte de Maria; parece que Alex tendrá la oportunidad de capturar al asesino de su mujer después de todo este tiempo. ¿Podrá por fin cerrar aquel doloroso episodio o esto es sólo la culminación de su propia obsesión?

Cosas que los nietos deberían saber

Mark Oliver Everett, el llamado ‘Kurt Vonnegut’ del rock, líder y cerebro de Eels, banda que Bush II intentó prohibir por nociva —cosa que honra al menos a la banda— es hijo del físico cuántico Hugh Everett, que se perdió en su propia y notable interpretación de los universos múltiples hasta que E, como también se conoce al autor de este libro, encontró su cadáver. Así empezaba un ciclo de desgracias que culmina en una rara y preciosa autobiografía musical. Y es que la desgracia siempre dio mejores historias, y mejores canciones, sobre todo si son de Everett. Un libro tan único como el género de la «dysfunctional-americana» que, según alguna enciclopedia y como se explica en el prólogo de este libro, empieza y termina con eso que la cambiante formación de Eels ha hecho a lo largo de tantos y tan importantes discos. Y precioso, precioso porque es verdad y porque conmoverá incluso al despistado que no sepa quién es este hombre. Y otro tanto hará por la infortunada que no haya escuchado jamás un disco de la banda pero que, felizmente, aún está a tiempo.

Conversación en La Catedral

«Si tuviera que salvar del fuego una sola de las [novelas] que he escrito, salvaría ésta.» MARIO VARGAS LLOSA Zavalita y el zambo Ambrosio conversan en La Catedral. Estamos en Perú, durante el «ochenio» dictatorial del general Manuel A. Odría. Unas cuantas cervezas y un río de palabras en libertad para responder a la palabra amordazada por la dictadura. Conversación en La Catedral no es, sin embargo, una novela histórica. Sus personajes, las historias que éstos cuentan, los fragmentos que van encajando, conforman la descripción minuciosa de un envilecimiento colectivo, el repaso de todos los caminos que hacen desembocar a un pueblo entero en la frustración. Conversación en La Catedral es algo más que un hito en el derrotero literario de Mario Vargas Llosa: es un punto de referencia insoslayable, un dato fijo en la historia de la literatura actual.

Conversación en la catedral

«Si tuviera que salvar del fuego una sola de las [novelas] que he escrito, salvaría ésta.» MARIO VARGAS LLOSA Zavalita y el zambo Ambrosio conversan en La Catedral. Estamos en Perú, durante el «ochenio» dictatorial del general Manuel A. Odría. Unas cuantas cervezas y un río de palabras en libertad para responder a la palabra amordazada por la dictadura. Conversación en La Catedral no es, sin embargo, una novela histórica. Sus personajes, las historias que éstos cuentan, los fragmentos que van encajando, conforman la descripción minuciosa de un envilecimiento colectivo, el repaso de todos los caminos que hacen desembocar a un pueblo entero en la frustración. Conversación en La Catedral es algo más que un hito en el derrotero literario de Mario Vargas Llosa: es un punto de referencia insoslayable, un dato fijo en la historia de la literatura actual.

Cielo nocturno

Exploración y evocación de aquellos episodios de la infancia, adolescencia y primera juventud que se convierten luego en nuestro pasado, en la parte primordial de nuestros recuerdos, esta novela de Soledad Puértolas da testimonio del margen de reserva personal ante los imperativos de los otros. En todo el proceso se mantiene el conflicto entre el mundo y el yo íntimo. El hilo conductor serán las relaciones de la protagonista —y narradora— con una familia de gran peso. Una ciudad con río y unas décadas de nuestra historia reciente son el telón de fondo de este retrato, donde los enigmas y claves del cielo nocturno cobran un fugaz sentido. Una novela en la que están presentes la elegancia de la escritura y la extrema sutileza, tan características de la autora. «Una descripción perfecta de la adolescencia y juventud» (R. Bofill, El Ciervo); «Una novela en la estela de «Léxico familiar» de Natalia Ginzburg, en la estela de las novelas de Anne Tyler. Cortes de la vida, donde es tan importante lo que se cuenta como lo que no se cuenta. Sin tramas, sin adornos. Con una luz oscura, que extrañamente ilumina» (Félix Romeo, «Heraldo de Aragón»).