14273–14288 di 72802 risultati

Cuentos rusos

La minuciosa burocracia, exaltada satíricamente, es el tema esencial de la inconclusa fantasía de El cocodrilo. El ambiente es de sueño y está a punto de caer en la pesadilla, pero no se hunde en sus repetidos abismos gracias al tono de humorismo y a lo deleznable y trivial de los protagonistas. Lázaro, admirable relato, que puede, como si fuera un hecho personal, modificar nuestro concepto del mundo, refleja, en su cristal, el doloroso destino de Andréiev. En La muerte de Iván Ilich de León Tolstoi la revelación sobrenatural nos llega al final, inevitable y asombrosa, como la última experiencia de un alma. Jorge Luis Borges

Cuentos filosoficos

¿Realmente fue Socrates esa especie de santo en que lo convirtio la filosofía posterior a él?

¿Por qué es dudoso que Descartes haya dicho realmente ‘pienso, luego existo’?

¿Y qué demonios tenía Sartre en contra de los camareros?

Este libro examina los fascinantes detalles biográficos de algunos de los más grandes filosofos de la historia y subraya la aportacion de cada uno de ellos a la disciplina. Su autor, Martin Cohen, aplica un verdadero enfoque filosofico a la filosofía misma, proporcionándonos una refrescante ‘historia alternativa’ que, en muchos casos, nos dejará boquiabiertos. Pero ¿por qué querría alguien saber que Kant se enrollaba con tres vueltas de sábana antes de irse a dormir, o que Schopenhauer empujo escaleras abajo a una pobre anciana tejedora, o que Marx pasaba tanto tiempo entre mujeres y botellas de cervezas como en la British Library? Repasando estas aparentes trivialidades de las vidas de los filosofos —y desmontando por el camino algunos mitos muy arraigados— este libro nos ofrece luminosas perspectivas que nos animarán a pensar de una manera más lúcida y crítica. Pascal estaba en lo cierto cuando dijo que ‘reírse de la filosofía es verdaderamente filosofar’.

(source: Bol.com)

Cuentos de fútbol

Es una selección de 24 relatos de destacados escritores realizada por una de las máximas figuras del fútbol actual. «Este libro es un encuentro para el músculo y el pensamiento con la intención de que se vayan perdiendo la desconfianza que se tienen. Un juego, el del fútbol, metido dentro de otro juego, el de la literatura», escribe Jorge Valdano en el prólogo. Una obra amena y divertida, con la que el lector ganará en todos los terrenos de juego.

Cuatro días de enero

Barcelona, 1939: cuatro días antes de la ocupación franquista, un inspector republicano deberá resolver su último caso. En pleno caos previo a la inminente entrada de los nacionales en Barcelona, el inspector Mascarell afrontará el caso de la misteriosa desaparición de una joven. Aunque todo está perdido, el inspector pretende llegar hasta el fondo del asunto, pero se topará con las altas esferas de la ciudad, que están preparando la llegada de los vencedores. Un intenso retrato de una Barcelona hambrienta, triste y aterrorizada, y una hermosa historia de amor en medio de la desolación.

Cuando fuimos a ver el fin del mundo

Las más recientes creaciones de ciencia-ficción revelan un descenso del interés por la técnica en estado puro y un desarrollo creciente del análisis de las estructuras sociales. «Problemas reales, solución lógica» podría ser el nuevo planteamiento, en el que domina la deducción sobre la fantasía. Sobre una base inexcusablemente científica, la nueva ciencia-ficción se resuelve en una inteligente visión del futuro. En este sentido es revelador el relato CUANDO FUIMOS A VER EL FIN DEL MUNDO, que da título a este volumen y que constituye un análisis irónico, «desde dentro», del papel de la ciencia-ficción en la cultura media de nuestro tiempo. «La quinta cabeza de Cerbero» es una de las historias más originales de los últimos años: un relato de la vida provinciana en una pequeña ciudad de un mundo remoto. Completan el volumen «Caliban, La reunión, Cielo azul» —espléndida parodia de los viajes espaciales— y otros relatos seleccionados entre las más recientes antologías de ciencia-ficción americana.

Crítica de la religión y del Estado

Jean Meslier fue uno de los mejores espías de la Historia. Educado en la religión católica, sacerdote desde los 22 años hasta su muerte a los 65, en 1729, Meslier se atrevió a romper el gran tabú: dijo alto y claro que Dios no existe, que la religión es una fantasía, una mentira, inventada para oprimir y explotar al pueblo. El autor de Memoria contra la religión fue considerado por los pensadores del siglo XVIII como un revolucionario y entró en los libros de Historia como el padre del ateísmo. Durante más de 40 años, en su parroquia de Etrépigny, al norte de Francia, Meslier escuchó con paciencia las confesiones de los supuestos pecados de los fieles. Sus maneras eran poco ortodoxas y la nobleza local solía quejarse de él, aunque nadie se había imaginado la doble vida de este hombre de Dios. Nada más quitarse la sotana que vestía de día, Meslier aprovechaba las noches para leer todo lo que se alejaba de la Biblia. Desmenuzaba a Montaigne, Pascal, Séneca, Descartes y Fénelon −teólogo de referencia de la Francia de los siglos XVII y XVIII−, y escribía su testamento con un solo objetivo: que la gente alcance “la razón y la verdad” para “vivir felizmente”. Meslier va al grano: la religión es “una invención e una institución puramente humana”; en la religión “está la verdadera fuente, el verdadero origen de los males que perturban el bien dentro de la sociedad humana y que hace que los hombres sean infelices”. Y no se olvida de los sacerdotes, que “engañan y despojan astutamente de sus bienes” al pueblo. La obra podría parecer un panfleto lleno de soflamas escritas con el rencor de un hombre que se arrepiente de su vida. Pero Memoria contra la religión no es nada de eso. Son más de 700 páginas (en la edición publicada por Laetoli) que desconstruyen uno por uno, con argumentos teológicos, filosóficos cita a Platón, analiza los Evangelios los fundamentos de la fe.

La cripta de los capuchinos

El protagonista de ‘*La Cripta de los Capuchinos*’, heredero de una familia de origen humilde ennoblecida por Francisco José, describe su vida en la Viena deslumbrante de los albores de la Primera Guerra Mundial. A los últimos estertores del imperio de los Habsburgo siguen los días trágicos de la guerra y de una posguerra gris y violenta. Antes de que los nazis entren en Viena, el joven Trotta, símbolo de un mundo en declive, baja a la cripta a la que alude el título de la novela, el panteon imperial austríaco, donde confesará su fracaso.

‘*La Cripta de los Capuchinos*’ (1938) es tanto la novela del declive de Austria como estado so­be­rano—la finis Austriae—como la desaparicion definitiva de un mundo. La extrema depuracion del talento narrativo de Roth y su capacidad y precision de observador han convertido esta novela en una obra de referencia inexcusable.

”Emperador de la nostalgia, Roth perfecciono su estilo de madurez tomando como modelos a Stendhal y a Flaubert, y dotándolo de inmensa exactitud y una lengua lúcida y flexible.”
J. M. Coetzee
(source: Bol.com)

Coto vedado

«Coto vedado» explora y a la vez funda un nuevo territorio moral en la literatura española. En este texto autobiográfico, Juan Goytisolo convierte la memoria personal en eje de una rigurosa indagación ética, inseparable de la tensión expresiva del lenguaje literario. Desde los días opacos de la infancia violentada basta la insurrección juvenil en una sociedad mohosa y cloroformizada para desembocar en el exilio voluntario en París y en el descubrimiento del Sur como verdadera patria, «Coto vedado» nos propone un itinerario hacia el núcleo último de una conciencia en búsqueda de su verdadera identidad. Por su indeclinable exigencia y su vigilante voluntad de riesgo e indagación, «Coto vedado» —radiografía de un país y una época al tiempo que lúcida introspección— no es solo uno de los libros mayores de Juan Goytisolo, sino un título singular y único en su género entre nosotros.

Del coscorrón a la seda

DE «LAS ALEGRES ERRATAS»: «El humor en el periodismo no está sólo en el contenido de los artículos o comentarios a él consagrados, sino en la involuntariedad del patinazo en lo solemne. Así, nadie que escriba de humor o con humor ha podido superar el impacto social de aquel periódico navarro que en su primera página, y a tres columnas, anunciaba: “A pesar de la crisis vocacional el señor obispo ordeñó ayer a sesenta nuevos sacerdotes”. Y eso, a pesar de la crisis vocacional, crisis que de acuerdo con la noticia, no termino de entender». DE «LOS SENOS EN LA POESÍA ESPAÑOLA»: «El desnudo de una mujer se resume en los senos. Y el deseo, y la vida, la maternidad, el otoño y la pesadumbre. “Senos dormidos bajo el sudario infame/permíteme, Señor que aún los sueñe/permíteme, Señor que aún los ame”. Recuerda Ramón Gómez de la Serna que lo más esfíngico de la esfinge no es su sonrisa, ni sus ojos, ni su frente, sino sus senos, en los que el secreto de la materia está cuajado como en ninguna otra forma». DE «DE BEETHOVEN A ANTONIO ORDÓÑEZ»: «La música del toreo no es la callada, sino la trepidante, armónica, triste y melodiosa de los genios. Ordóñez, en tristeza de olvido, en película antigua, es la Séptima Sinfonía toreada. Después, los sombreros al aire, los ramos de romero, las flores perdidas, los besos de las mujeres bañados en lágrimas, la emoción de los hombres que lloran sin vergüenza. Porque en el toreo, como en la música, como en la pintura, como en la poesía, el secreto es sólo uno. Rozar el cielo cuando Dios lo permite». DE «EL HUMOR EN LA ALTA POLÍTICA»: «En los siglos de la cultura satírica, eran los poetas los encargados de resumir en octosílabos o endecasílabos, preferentemente, las cuitas de los poderosos. De aquel comentario de Isabel II de España referido a su esposo, don Francisco de Asís de Borbón, de “es bastante más mujer que yo”, nacieron dos epigramas que ridiculizaron para siempre al rey consorte: “Paquito Natillas/es de pasta flora,/y orina en cuclillas/como las señoras”. O: “Y don Francisco de Asís,/sacando su minga muerta,/al amparo de una puerta/lloriquea y hace pis”».

Una corte de rosas y espinas

Feyre, una cazadora de diecinueve años, mata a un lobo en el bosque. Como consecuencia, una criatura monstruosa llega buscando venganza y la arrastra a una tierra encantada que solo conoce a través de las leyendas. Allí descubre que su captor no es un animal, sino Tamlin, uno de los letales fae. En su cautiverio, se dará cuenta de que lo que siente por él pasa de la fría hostilidad a una pasión que arderá a pesar de las advertencias que ha recibido. Pero una antigua y siniestra sombra crece en esta tierra extraña, y Feyre deberá encontrar una forma de detenerla o Tamlin y su mundo estarán condenados para siempre.

Corona de amor y muerte

La Infanta Constanza de Castilla, viaja a Coimbra Portugal, para desposarse con el Príncipe Pedro, con el que había sido prometida desde niña. Cuando llega para la boda se entera que el Príncipe tiene una amante. Inés de Castro. La Infanta se encara con Pedro y él le dice que jamás dejará a Inés. Por su parte el Rey amenaza a Pedro con desterrar a Inés y mandar a encerrarlo, entonces Pedro le confiesa que durante los 10 años que ha vivido con Inés, se ha casado en secreto con ella y tiene 3 hijos. La leyenda de Inés de Castro desde la óptica de Alejandro Casona.

Corazón oscuro

Apasionante, épica, con todos los ingredientes de la gran novela histórica, incluyendo escoceses. En agosto de 1330, el noble escocés James Douglas cayó, junto con muchos de sus caballeros, en un combate durante el asedio de la fortaleza granadina de Teba. Con su muerte se perdió la reliquia que llevaba al cuello, dentro de un cofrecito. Dicha pérdida fue una mácula para la cruzada y el rey Alfonso XI de Castilla dispuso que el relicario se recuperase al precio que fuese. Esa decisión arrastró por igual pero de distintas formas a personajes muy dispares: desde John Glendonning, escudero de sir James que no pudo estar junto a su señor el día del combate, a María Henríquez, hija del maestro Gamboa, al que el rey culpaba en parte de esa pérdida. León Arsenal novela con su habitual maestría un hecho real acaecido en el pueblo de Teba. Un suceso ocurrido en la España medieval que fue el verdadero origen del apodo Braveheart, «corazón valiente», popularizado hace unos años por el cine y que en realidad designaba al rey escocés Robert the Bruce, de quien James Douglas fue su más estrecho servidor.

Corazón doble

En su prólogo al presente Corazón Doble —auténtica genealogía del miedo y las formas de producirlo—, Marcel Schwob nos advierte que el hombre sólo se torna digno de piedad después de haber materializado todos los terrores en los seres que los experimentan. Pero para el autor es precisamente esa piedad la que motiva el intento de crear la sociedad de nuevo, prohibiendo todos los terrores mediante el terror. Una cierta homeopatía del asesinato marca el fin de la noche, cuya aurora estará teñida de sangre. Y todo esto, nos dice Schwob, estaría bien «si la mirada de un niño no hiciera temblar a los asesinos de generaciones y generaciones de hombres, si el corazón no fuese doble aun en el pecho de los hacedores del terror futuro». Primera y sorprendente obra del autor de «Vidas imaginarias», este libro de cuentos, deliberado y preciso, es antes que nada el viaje que un escritor tan imaginativo como erudito nos propone realizar por la historia de la fantasía siniestra, desde la edad de piedra hasta los albores de lo que hemos dado en llamar modernidad.

Contra las cuerdas

Contra las cuerdas es una nueva entrega de la serie iniciada con Curvas peligrosas y protagonizada por las subinspectoras Rebeca Santana y Miriam Vázquez. Santana y Vázquez se enfrentan a un violador y asesino en serie que actúa en la Costa Dorada y la ciudad de Barcelona. La sexta víctima del asesino es alguien del entorno más cercano de Santana. La complejidad del caso, sus implicaciones emocionales y la carrera desesperada por salvar a una persona querida no son los únicos obstáculos que deberá sortear la subinspectora. Conflictos sentimentales, un misterioso acosador y un giro inesperado en la complicada relación con su madre, acorralarán a Santana contra las cuerdas. Humor, acción, misterio y peripecias personales de las protagonistas, forman el fresco de esta nueva entrega.

Continuación de la Nada

Una reflexión que se me ocurrió con el retardo usual en los temperamentos activísimos que se alaban en todas las biografías, es la de que el inverificable lector de «Papeles de Recienvenido» quizá no se decidió a creer hasta hoy que ese libro era el principio de la Nada. Para que no vacile más, me pareció un deber caracterizar mi nuevo trabajo como de continuación de ella. Ya no esperará más aquel lector para exclamar: «¡Bien me lo parecía, aquello era el Comienzo de la Nada!». Ahora los lectores de Recienvenido comprenderán que la Nada y su Ayudante han empezado. Y hasta sabrán que es continuable.