12289–12304 di 72034 risultati

El último Catón

«El último Catón», publicada en 2001, supuso todo un descubrimiento para los lectores españoles, que se ha ampliado a los europeos, también a Estados Unidos y, muy pronto, a Rusia. Cientos de miles de personas han quedado cautivadas por estas páginas llenas de aventuras peligrosas y trepidantes en busca de la Vera Cruz, la cruz en la que murió Jesús. Pionera en su género, «El último Catón» aúna el interés siempre vivo por las religiones, el valor de las reliquias, las sociedades secretas y las obras de la literatura universal como «La Divina Comedia», de Dante Alighieri, con el legado de figuras que revolucionaron el pensamiento, como Galileo. Una monja paleógrafa que trabaja en el Archivo Secreto del Vaticano, un arqueólogo de Alejandría y un capitán de la Guardia Suiza vaticana se someterán a siete pruebas basadas en los siete pecados capitales, que pondrán en juego sus vidas y les harán descubrir secretos escondidos en Roma, Ravena, Jerusalén, Atenas, Estambul, Alejandría y Antioquía. Asensi, con su habitual maestría en la combinación de conocimientos y divulgación insertados en una trama imprevisible, nos ofrece una novela de múltiples lecturas.

El último caso de Philip Trent

De poco le servirá su poder al temido magnate estadounidense Sigsbee Manderson cuando el jardinero de su finca en la campiña inglesa lo encuentre muerto de un disparo… El pintor y detective aficionado Philip Trent, que sigue con entusiasmo el caso a través de los periódicos, descubre con su atenta lectura algunos detalles del crimen que parecen habérsele pasado por alto a las autoridades: ¿por qué no llevaba la víctima su dentadura postiza? ¿Y cómo es que su joven y bella viuda parece tan aliviada por la tragedia? A pesar de lo descabellado de algunos de sus razonamientos y de un inesperado interés romántico, la apasionada entrega de Trent al arte de la deducción conseguirá desvelar lo que nadie esperaba que alguien como él fuese capaz de encontrar: la verdad. La obra maestra de Bentley, fruto del hartazgo que causaba en él la infalibilidad de Sherlock Holmes, marcó el comienzo de la modernidad en el género con un memorable protagonista cuyo encanto reside, precisamente, en su capacidad para reírse de sus propios errores, mientras avanza con jovialidad por una de las más ingeniosas tramas que el lector pueda recordar.

El último cabalista de Lisboa

Baraquías Zarco estudia la cábala con su tío y mentor, sin saber que, ante la amenaza de expulsión, su tío está sacando de Portugal los libros más importantes de los judíos para evitar que sean quemados. Durante las matanzas de 1506, el tío de Baraquías es encontrado muerto en la sinagoga secreta de la familia y, en un ambiente de persecuciones, violencias atroces y miedo, el joven inicia una investigación para esclarecer la muerte de su tío, en la que contará con la ayuda de un sordomudo. Siempre acosado por los cristianos, Baraquías va descubriendo aspectos de la vida de su tío que desconocía (quizás le mató un marido celoso, tal vez un comprador de libros raros para robarle…). La investigación es realmente intrigante, pero a su alrededor Zimler plantea un complejo problema de conciencia (el paso del deseo de justicia a la sed de venganza) y reconstruye perfectamente la Lisboa de la época y los nefastos días de pogromo.

El trío de la Dama Negra

Verano de 1870. Sherlock Holmes, Arsène Lupin e Irene Adler se conocen en Saint-Malo. Los tres deberían estar disfrutando de sus vacaciones, pero el destino les ha reservado algo distinto. En efecto, los chicos se ven envueltos en un torbellino criminal: roban un collar de diamantes sin dejar rastro, en la playa es encontrado un hombre sin vida y una oscura silueta aparece y desaparece sobre los tejados de la ciudad. La policía anda a tientas y les tocará a otros resolver el caso…

El toro campeón

Mientras se dirigían a una exposición rural en el estado de Nueva York para mostrar orquídeas, Nero Wolfe y Archie Goodwin se ven involucrados en un pequeño accidente automovilístico. En su camino a una casa cercana para pedir ayuda, son atacados por un gran toro, pero finalmente son rescatados por Caroline Pratt, una campeona local de golf, y su amiga Lily Rowan. La casa y el toro pertenecen a Thomas Pratt, tío de Caroline y dueño de una gran cadena de restaurantes de comida rápida, que ha comprado el toro de raza Guernsey, premiado en numerosos concursos de ganado, llamado «Hickory Caesar Grindon», para asarlo como parte de una campaña publicitaria. Más tarde, un vecino es encontrado muerto; las autoridades dictaminan su muerte como accidental, pero Wolfe deduce que ha sido asesinado. Lily Rowan, la novia de muchos años de Archie, hace su primera aparición. Este es uno de los casos de Wolfe en que rompe una de sus reglas inviolables: no salir nunca de su casa de piedra rojiza de Manhattan para ocuparse de algún caso. Aparecen personajes secundarios ya conocidos en otras novelas de Wolfe, con otros nombres y en diferentes lugares: el jefe local de la policía estatal, importante oficial de policía que intenta intimidar a Archie, y el fiscal de distrito, ocasionalmente torpe, pero políticamente bien situado.

El tío Tungsteno

Oliver Sacks evoca en este apasionante libro de memorias su niñez en Inglaterra. El ruido que hace al caer una pequeña barra de tungsteno será la llave proustiana que abra las puertas del recuerdo. Durante la Segunda Guerra fue enviado a un internado que resulta ser un dickensiano infierno de hambre y penurias. Cuando regresa a Londres, Oliver encuentra su personal salvación en el absorbente mundo de la ciencia, con el que consigue dar otra vez orden y sentido a su vida. Lo inicia su tío Dave, el «tío Tungsteno», dueño de una fábrica de bombillas eléctricas. Y así, totalmente absorto en la física y la química, se construye su peculiar paraíso intelectual.

El tesoro cátaro

El libro «El tesoro cátaro» fue escrito por el autor Gérard de Sède en el año 1966 con el título original de «Le Trésor cathare» que se publicó en la colección Otros mundos con una traducción de Guillermo Lledó. Del oro de Delfos a las ruinas de Montségur, la sangrienta cruzada contra una herejía que aún subsiste. ¿Por qué cantaban en «lengua secreta» los trovadores medievales?

El Tercer Hombre [por John Geiger]

En 1916, tras meses de penurias varados en el hielo en pleno invierno polar, el legendario explorador Ernest Shakelton, empeñado en salvar a su tripulación, decidió buscar ayuda en un puerto ballenero situado en una isla cercana. Tras una agónica travesía en una precaria barca, tuvo que atravesar un glaciar, acompañado de dos de sus hombres menos enfermos. Shakelton explicó después que al límite de sus fuerzas y rodeados por el hielo, tuvo la sensación de que «alguien», una presencia sobrehumana, los acompañaba, velaba por ellos y les daba aliento para seguir adelante. Esta experiencia mística, en la frontera entre la vida y la muerte, inspiró a T. S. Eliot el famoso verso de «La tierra baldía»: «¿Quién es ese tercero que camina siempre a tu lado?». Partiendo de la épica aventura de supervivencia de Shakelton, John Geiger rastrea otros casos similares a lo largo de la historia: Charles Lindbergh en su agotadora travesía solitaria a través del Atlántico, un montañero perdido en el Everest, un submarinista al borde de la muerte en una fosa marina, un ejecutivo atrapado en el World Trade Center el 11-S… ¿Cuál es la explicación de esta presencia sobrehumana de la que hablan personas muy diversas que han vivido situaciones extremas? ¿Alucinación? ¿Protección angélica? ¿Mecanismo de defensa del cerebro ante una experiencia límite?… Este fascinante libro indaga en este enigma espiritual y en las posibles respuestas científicas a la aparición protectora de este «tercer hombre» que, en palabras del mítico alpinista Reinhold Messner, «te empuja hacia lo imposible».

El sueño del águila

En una Britania asolada por las rivalidades tribales, por el encono entre los pueblos y por las luchas territoriales, la invasión de las legiones romanas supuso la aparición, por primera vez, de un enemigo común y, por consiguiente, de un elemento catalizador. Pero también, el fin de un período histórico aún hoy enigmático. Con tan solo once años, Boudica, una niña icena cuyo destino señalaba como soñadora del porvenir, se convierte inesperadamente en una guerrera cuando, en defensa de su madre, mata por primera vez. Así empieza la leyenda. En esta primera entrega sobre Boudica, la que llegaría a ser heroína de la lucha contra la invasión romana, Manda Scott traza un convincente panorama de lo que debieron ser los usos y costumbres de las tribus celtas, con especial atención a las rivalidades internas y a los ritos y el aspecto religioso. La profundización en la psicología de los personajes y su evolución, así como la completa reproducción de ambientes y costumbres dota a esta novela de una inusual fuerza literaria.

El sobre negro

En el Bucarest de principios de los ochenta, un excéntrico y rebelde cincuentón llamado Tolea decide investigar las causas del suicido de su padre, acaecido cuarenta años atrás. ¿Qué contenía el sobre negro que lo empujó al suicidio? ¿Quién lo envió? ¿Qué misterios entrañaba? De forma gradual e involuntaria, el protagonista se verá envuelto en una oscura red de delaciones, denuncias y sospechas, que sitúa al Partido único y a otras instituciones en el centro de esta enigmática trama. Con un ritmo trepidante, a caballo entre lo perverso y lo grotesco, se suceden las imágenes que retratan a la sociedad rumana de la época, una sociedad que vivía en el miedo, en el terror y la demencia del régimen dictatorial de Ceaucescu. Sin embargo, en ese clima de pesadilla y claustrofobia vital, pequeños actos de libertad y locura empezarán a latir. El sobre negro, novela reescrita recientemente por el autor, aborda sentimientos como la culpa y el amor, realidades como la muerte y la alienación, y explora con atrevimiento y brillantez la tragedia humana de una población abocada al desconcierto y la vulnerabilidad.

El signo de los cuatro (Ed. Ilustrada)

El 30 de agosto de 1889 el editor de la revista estadounidense «Lippincott’s Magazine», Joseph Marshall Stoddart, invitó a cenar a Conan Doyle en el lujoso hotel londinense Langham en compañía de Oscar Wilde. Durante la velada, Stoddart propuso a Doyle escribir un relato para su revista que no excediera las cuarenta mil palabras y por el que le pagarían cien libras. Ambos autores se comprometieron a escribir sendas novelas para la revista americana. Wilde escribiría «El retrato de Dorian Gray», y Doyle «El Signo de los Cuatro», en donde Holmes hacía su segunda aparición. En esta segunda entrega, a diferencia de la primera, Estudio en Escarlata, la acción y las investigaciones tienen lugar íntegramente en Londres —la señorita Mary Morstan, años después de la misteriosa desaparición de su padre, oficial de infantería en Bombay, recibe anónimamente cada año una gran perla por correo, hasta que un día le llega una misiva con una cita a ciegas y decide acudir a Sherlock Holmes— e incluye una trepidante persecución fluvial a través del Támesis. Igual que en Estudio en Escarlata, Doyle sigue a rajatabla las leyes esenciales del género fijadas por Poe, que, según Borges, implican un «crimen enigmático y, a primera vista, insoluble», un «investigador sedentario que lo descifra por medio de la imaginación y de la lógica», y un «amigo impersonal y un tanto borroso del investigador» que lo cuenta todo. Esta segunda novela de Sherlock Holmes mantiene casi inmutable el esquema de la primera. En la introducción vemos que las sospechas del doctor Watson se confirman y nos presenta a Holmes coqueteando peligrosamente con la cocaína disuelta el 7%, para combatir la depresión que le produce la falta de alicientes que hagan trabajar su portentosa inteligencia. Un Holmes misógino y fatalista que no da a su vida más importancia que a un juego tentador. En esta primera parte, el único detective privado que tiene abierta consulta, como él mismo se define, da lecciones a un enfurruñado Watson sobre las diferencias entre observación y deducción. Una de ellas, relacionadas con el reloj de bolsillo de Watson, ha pasado a la galería de anécdotas famosas, que a los holmesianos les encanta divulgar. La señorita Morstan aparece así como desencadenante del misterio y como objeto de las flechas de Cupido para el Dr. Watson, que a partir de esta novela tendrá que ingeniárselas para «huir» de su esposa y acompañar a Holmes en sus pesquisas.

El siglo de las Tinieblas

El escritor español, Ramón Ortega y Frías fue un conocido autor bohemio del siglo XIX, especializado en el folletín y la novela por entregas. Sus obras poseían mucha acción, y no siempre se ajustaban al momento histórico en el que estaban situadas. A destacar entre sus numerosos escritos obras como «El diablo en palacio» (1857), «Abelardo y Eloísa» (1867), «El tribunal de la sangre» (1867) o «El Siglo de las Tinieblas» (1868).

El siglo de la Revolución. Una historia del Mundo desde 1914

El libro es un original enfoque de las historia del mundo desde 1914 hasta la actualidad. El periodo que va de 1914 a nuestros días ha sido un siglo de luchas de liberación, de un gran enfrentamiento de clases. La revolución que se inició en Rusia en 1917 ha el siglo entero. La amenaza de subversión del orden establecido determinó la evolución política de los demás, empeñados en combatirlo y, sobre todo, en impedir que se extendiera por el mundo. La culminación de esta dinámica se produjo después de la segunda guerra mundial, cuando, tras la derrota del fascismo, se organizó por una parte la guerra fría, mientras, por otra, los avances sociales del estado de bienestar servían como antídoto para evitar la penetración de sus ideas en las sociedades del mundo desarrollado. Fue así como se alcanzó aquella situación excepcional de los años que van de 1945 a 1975, cuando en los países desarrollados se registraron las mayores cotas de igualdad hasta entonces conocidas.. A lo largo de los años setenta, sin embargo, al tiempo que se hundía el poder soviético y que el comunismo dejaba de ser una amenaza interna, esa trayectoria cambió para dar paso a la reconquista del poder por las clases dominantes y a una fase de retroceso social que nos ha llevado al triunfo actual de la desigualdad. El siglo no ha sido, pues, un «siglo revolucionario», puesto que las propuestas de 1917 acabaron derrotadas, pero ha sido «el siglo de la revolución», en la medida en que estas propuestas, en su doble papel de esperanzas para unos y de amenazas para otros, han marcado toda su historia.

El sexo que no conoces

Cuando se habla del matrimonio como algo sagrado, mucha gente se imagina que el sexo de las parejas casadas tiene que ser aburrido, sin fantasía ni diversión. Ksawery Knotz, un sacerdote católico de Cracovia (Polonia), quiere aportar su granito de arena para que esto cambie. Con este libro ha querido acabar con los tabúes y asegurar a las parejas católicas que una buena relación sexual es parte de un buen matrimonio. «Lo más importante es comprender que la sexualidad no tiene por qué desviarnos de la religiosidad ni de la fe católica; que se puede conjugar la espiritualidad y la búsqueda de Dios con una vida sexual feliz», asegura Knotz, sin dudar.

El séptimo rayo

Este libro reúne las primeras enseñanzas del Maestro Ascendido Saint Germain, bajo cuya dirección está el Séptimo Rayo, también llamado Violeta o Ceremonial. En él se devela la esencia del conocimiento de la Llama Transmutadora o Consumidora, así llamada porque convierte las energías mal calificadas (erróneas o equivocadas) en buenas y positivas. Ella consume la oscuridad del mal con su poderoso fuego violeta y la transforma en bondad, es decir, disuelve las tinieblas e instaura la Luz. También se considera que esta llama es la luz del perdón y la misericordia, pues cuando los aprendizajes equivocados se abandonan, se recibe el perdón de la misericordia divina. Pasada la de Piscis, una Nueva Era ha comenzado: la de Acuario, cuyo rayo correspondiente es el Violeta, el de la llama transmutadora, Edad Dorada de Liberación que ella contribuirá a instaurar. El Chohán del Séptimo Rayo tiene la responsabilidad de hacer que las corrientes espirituales que constituirán la base de la Nueva Era se pongan en movimiento por medio de las corrientes de vida que puedan responder a su vibración. Así se encarnarán el amor, la perfección, la cultura y la liberación del Amado Saint Germain, su representante. Así, el impulso, la fuerza, los dones y los beneficios espirituales del Rayo Violeta se transformarán en la actividad prevaleciente, individual y colectiva, de todos los pueblos del planeta. En palabras de Saint Germain: «Mi servicio a la vida de este planeta como Chohán del Séptimo Rayo está relacionada con la transmutación de una Estrella de Oscuridad y Sombra en una de Luz y Libertad». Los decretos y las afirmaciones incluidos tienen el fin de invocar al Rayo Violeta Transmutador, de modo que se proyecte sobre nosotros y nuestros prójimos, aquello que nos rodea, e incluso el lugar donde vivimos, países, continentes, el mundo entero…, para que la llama misericordiosa arda, entonces, en los corazones, y consuma y transmute toda condición errónea de la humanidad.

El sentido primero de la palabra poética

No siempre logramos contemplar el fenómeno de la creación poética desde la experiencia del propio creador, desde una óptica vivencial y no exclusivamente teórica. En este libro Antonio Colinas se sumerge en la poesía a la luz del ejemplo de varios autores clásicos, modernos y contemporáneos. Nos transmite así su Poética, pero con extremada libertad, desde presupuestos heterodoxos y, a la vez, evitando la sequedad expositiva y los métodos comunes. Para ello no solo interpreta la vida y la obra de los poetas que más ha amado, sino que no olvida momentos reveladores de la tradición, a la vez que hace una valoración de otras formas del arte, o de lugares y ciudades emblemáticos en los que se dio el canto primordial. De Hesíodo a Rilke y de Virgilio a Ezra Pound se suceden los nombres de una Poética ambiciosa. No faltan tampoco en este libro la valoración de poetas españoles (Manrique, Machado, Jiménez), de dos portugueses significativos (Pessoa, Torga), así como un apartado completo sobre María Zambrano y la confluencia de su razonar con la poesía. En otras ocasiones (Zambrano, Montale o Neruda), los creadores dialogan con el autor de este libro en sendas entrevistas sobre ese sentido primero que debe poseer la palabra poética.