833–848 di 68366 risultati

El Vendedor De Tabaco

En esta exquisita novela, Robert Seethaler —autor de la exitosa *Toda una vida* , publicada en más de treinta idiomas— ha creado, con su concisión y elegancia características, un encaje literario magníficamente resuelto en el cual un personaje histórico relevante como Sigmund Freud interactúa con el protagonista para conducirnos desde la insólita relación entre dos hombres dispares hasta sumergirnos poco a poco en el creciente clima de temor y opresión imperante en la Viena de los años treinta, un período que marcó de forma crucial el devenir de la Historia europea.
A finales del verano de 1937, el joven Franz Huchel abandona el «agujero lluvioso» de su Attersee natal para buscarse la vida en Viena, donde encuentra trabajo en un puesto de venta de diarios y tabaco en el que confluyen las clases populares y la burguesía judía, un lugar idóneo para satisfacer su deseo de comprender una realidad subyugante. Así pues, si bien la lectura asidua de la prensa despierta su educación política, el momento mágico llega cuando queda torpemente prendado de Anezka, una chica tan luminosa como esquiva, reticente a ofrecerle a Franz esa experiencia que tanto anhela. Sumido en la desesperación, el joven recurre al «médico de los locos», el mismísimo Sigmund Freud, comprador habitual del puesto y empedernido fumador de puros. Aunque viejo y cansado, el profesor cederá ante la tenacidad de este impulsivo y curioso chico de pueblo. Pero los tiempos son inciertos y, en marzo de 1938, el temido *Anschluss* , la anexión de Austria como una provincia del Tercer Reich, segará de forma brutal el aprendizaje de Franz y su relación con el prestigioso doctor.
El uso brillante y dosificado del humor como instrumento terapéutico de una sociedad angustiada ante un futuro amenazante confirma el portentoso talento de Robert Seethaler, que no deja de seducirnos y emocionarnos con la sobriedad y la belleza de su prosa.

El vendedor de pasados

Félix Ventura es un personaje peculiar. Además de ser albino, ha escogido un extraño oficio: vendedor de pasados falsos. Después de años de guerra, sus clientes —prósperos empresarios, políticos, generales y la emergente burguesía angoleña— tienen un futuro prometedor. Así que sólo les falta un pasado presentable. Félix les fabrica una genealogía de lujo, memorias felices, e incluso les procura los inevitables retratos de ancestros ilustres. Una noche llega un misterioso extranjero solicitando sus servicios y, de pronto, el pasado irrumpe en el presente en una trama que es también una originalísima novela negra en la que nadie es lo que parece y empiezan a ocurrir hechos imposibles. Una sátira feroz, divertidísima, pero también esperanzada. Una novela que es también una reflexión sobre la construcción de la memoria y sus equívocos, acerca de cómo podemos recordar cosas que nunca sucedieron y olvidar, sin concesiones, lo sucedido. Una novela contada por un insólito narrador, irónico y extraordinariamente perceptivo, que haría las delicias del mismísimo Jorge Luis Borges.

El Valle de los Caídos

El Valle de los Caídos es un parque temático del franquismo. Cuelgamuros es la prolongación de la dictadura por otros medios. Cuando los españoles se morían de hambre, el dictador Franco se gastó el dinero que no había en España para construirse un mausoleo, rendir homenaje a los suyos y abrochar, con una gigantesca cruz de 150 metros de alto, su relato ganador de la Guerra Civil. Franco, que convirtió su dictadura en una forma de exterminación de sus enemigos, hizo del Valle de los Caídos su obsesión, lo visitó como si fueran las obras de su casa y lo convirtió en el símbolo ganador de la alianza propagandística entre su régimen y la Iglesia católica. Miles de republicanos yacen aún junto con quién los mandó matar, cientos de presos antifranquistas fueron condenados como peones a trabajos forzados en el Valle de los Caídos. Casi cuarenta años después de recuperadas las libertades en España, la democracia no ha llegado aún a este monumento franquista, gigantesco, triste y amenazante.

El único camino

La agitada historia de España, que ve surgir la dictadura de Primo de Rivera, acompasa el creciente compromiso político y la formación teórica de esta mujer que invade un mundo tradicionalmente masculino, el de la política, y que causa una auténtica conmoción en su medio, cuando se decide a escribir bajo el seudónimo que adquiriría años más tarde carácter de emblema, Pasionaria.

El último tango de Salvador Allende

Todo indica que el golpe de Estado está en marcha. Salvador Allende se dirige a palacio. Rufino, asistente personal del Presidente, viejo compañero de un taller anarquista y gran amante del tango afición que comparte con el mandatario, escribe en un cuaderno la historia de la tragedia que se avecina. Muchos años después, ese mismo cuaderno ve la luz cuando inesperadamente llega a las manos de David Kurtz, exagente de la CIA, quien a través de sus páginas irá descubriendo no solo la vida íntima del Presidente, sino también secretos inimaginables de su pro-pio pasado. Roberto Ampuero nació en Chile, en 1953. Actual embajador de Chile en México, es uno de los escritores chilenos más reconocidos y un cosmopolita. Su obra ha sido traducida al alemán, francés, inglés, italiano, chino, portugués, griego y croata.

El último peón

UN LAGO DESAPARECE. Se ha vaciado, de la noche a la mañana. Es un fenómeno natural que, ocasionalmente, se da en la isla de Lewis. Pero esta vez, en el fondo del lago descansan los restos de una avioneta y en su cabina, los de un cadáver. UN PASADO RESURGE. Durante diecisiete años todos habían creído que la avioneta de Roddy Mackenzie, el líder de un joven grupo de música local, cayó en el océano al poco de despegar. Un desgraciado accidente. Ahora Fin Macleod sabe que tiene delante la escena de un asesinato y que su viejo amigo Whistler, a su lado, calla algo. UN CAPÍTULO SE CIERRA. Macleod, que ha vuelto a Lewis tras dejar el departamento de homicidios de Edimburgo para comenzar una nueva vida, siente que debe investigar aunque ello le obligue a bucear en su propia juventud y en la historia de esta isla. Y pronto se dará cuenta de que desenterrar la verdad podría destruir el futuro. En El último peón, el escritor escocés Peter May nos trae de nuevo a su personaje más emblemático, el exinspector Fin Macleod de La isla de los cazadores de pájaros y El hombre sin pasado, y a la otra gran protagonista de sus espléndidos thrillers: esa isla al noroeste de Escocia, azotada por el viento implacable del océano, donde las tradiciones pero también los secretos pasan de una generación a otra.

El último caso de Philip Trent

De poco le servirá su poder al temido magnate estadounidense Sigsbee Manderson cuando el jardinero de su finca en la campiña inglesa lo encuentre muerto de un disparo… El pintor y detective aficionado Philip Trent, que sigue con entusiasmo el caso a través de los periódicos, descubre con su atenta lectura algunos detalles del crimen que parecen habérsele pasado por alto a las autoridades: ¿por qué no llevaba la víctima su dentadura postiza? ¿Y cómo es que su joven y bella viuda parece tan aliviada por la tragedia? A pesar de lo descabellado de algunos de sus razonamientos y de un inesperado interés romántico, la apasionada entrega de Trent al arte de la deducción conseguirá desvelar lo que nadie esperaba que alguien como él fuese capaz de encontrar: la verdad. La obra maestra de Bentley, fruto del hartazgo que causaba en él la infalibilidad de Sherlock Holmes, marcó el comienzo de la modernidad en el género con un memorable protagonista cuyo encanto reside, precisamente, en su capacidad para reírse de sus propios errores, mientras avanza con jovialidad por una de las más ingeniosas tramas que el lector pueda recordar.

El Túnel

Es una de las grandes novelas sudamericanas de este siglo, cuyos ecos recogieron pronto en Europa Graham Greene y Camus. El relato, montado en los recursos de la novela policial, desarrolla un personaje que revela su psicología introspectiva e impone al lector un análisis de la desesperanza. El protagonista, Juan Pablo Castel, persigue inútilmente lo inalcanzable, que no es sino el regreso a la infancia, simbolizada en la ventana de un cuadro, motivo reiterado largamente en la narración.

El tren de la muerte

Cuando al término de un viaje se revisa un tren suelen hallarse paraguas, pañuelos y restos de bocadillo. Sin embargo, aquella mañana hubo un hallazgo insólito: el cadáver estrangulado de una mujer tendido sobre una de las literas del compartimiento. Uno tras otro, los pasajeros que habían ocupado aquel departamento son brutalmente eliminados. El asesino no ha dejado ninguna pista, y todo hace suponer que seguirá adelantándose a la policía, obligada a enfrentarse a una cadena de crímenes inexplicables.

El traficante

Dos de la madrugada de una fría noche de invierno. En un sótano aparece el cadáver de un joven ahorcado. Parece un caso claro de suicidio, pero la autopsia revela que la víctima ha fallecido por una sobredosis de heroína. El muerto es identificado como un traficante de drogas y a los investigadores se les acumulan las preguntas: ¿quién lo ahorcó? ¿De quién son las huellas dactilares halladas en la jeringuilla descubierta junto al cadáver? ¿Quién está haciendo llamadas amenazantes que implican al hijo adolescente de uno de los policías encargados del caso? El detective Steve Carella y el teniente Pete Byrnes se enfrentan a un reto policial plagado de sombras e incertidumbres.

El traductor

Ricardo Zevi es traductor en una editorial «progresista». Un día conoce a Romina, una adventista «del interior» que parece sacarlo de su senda de fracasado sentimental. Las puertas del amor se abren, pero se cierran las laborales y eróticas. Porque Romina nunca alcanza el orgasmo, y la editorial «progre» está «racionalizando», o «reconvirtiendo» al personal. Lo que no avanza retrocede, comprende Zevi. El salario que no se blanquea se pierde, el puesto que no se efectiviza desaparece o aparece en las manos de otro. A partir de esos elementos y de las teorías del ensayista alemán de ultraderecha Brockner y de las ideas etológico-sexuales de Konrad Lorenz, el estilo inimitable de Benesdra construye un texto impar. Hacía años que no circulaban en una novela argentina con tanta libertad, delirio y densidad, el imaginario del «macho» porteño, las argucias patronales «posmodernas» y el temor capilar de una masa de personajes que sienten como si se hubiera cancelado algún programa entretenido para la noche, quizá para la vida.

El tiempo mientras tanto

Son muchas las mujeres que esperan vivir una vida de novela: la que se casa aunque sueña con reencontrarse con el amor de su vida al doblar la esquina; la niña que crece esperando que su vecino se fije en ella, y la convencida de que su conquista cruzará un océano para buscarla. Ésta es la novela de María José, que sufre un accidente justo cuando ha recuperado el control de su vida. Y la novela de su madre, tan parecidas sin quererlo. Y también la de Marga, su amiga, que sueña por las dos. Y la de Fermín, Paco y Joaquín. Es la historia de todas esas personas, unidos por lazos de amistad, de amor o de familia, y que a pesar de ello se convierten en desconocidos. Sólo una mirada desde la distancia los ayuda a recomponer su propio mapa vital. Carmen Amoraga ha escrito una novela inolvidable.

El tesoro del templo

Abril 2002, desierto de Judea. El cadaver de un arqueologo, victima de un altar cerca de Qumran. En el momento de su muerte, el profesor Ericson se hallaba buscando el tesoro del Templo a partir de un manuscrito, el Pergamino de Cobre. Estaba convencido de que las descripciones del pergamino eran reales y llevaba anos intentando demostrar que el tesoro estaba conformado por objetos sagrados procedentes del Templo de Salomon.Ary Cohen es asignado por los servicios secretos israelies para investigar el asesinato y desentranar un enigma en el que se hallan involucrados esenios, templarios, masones y la secta de los Asesinos

El terror rojo en España

He aquí una narración completa sobre el Terror rojo en nuestra guerra civil; la más completa hasta el momento, señala Stanley Payne en su prólogo.
Entre julio de 1936 y abril de 1939, alrededor de 60 000 españoles fueron asesinados por las fuerzas políticas y sindicales del Frente Popular. La guerra civil española fue un baño de sangre en los dos bandos: España conoció un Terror rojo y un Terror blanco. Los crímenes de unos no pueden paliar ni justificar los crímenes de otros: si se quiere revisar la historia, que se revise toda a la vez.
En una narración tan ágil y vertiginosa como objetiva e implacable comparecen aquí todos los grandes hitos: el armamento de las milicias, la caza del hombre, la brutal persecución religiosa, las torturas en las «checas», las ejecuciones multitudinarias, la intervención soviética, el expolio generalizado, los campos de trabajo forzado, la extensión del Terror al interior del propio campo republicano…
La gran pregunta: el del Frente Popular, ¿fue un Terror incontrolado o, por el contrario, obedeció a una decisión política consciente? El bando vencedor juzgó esta cuestión a través de la llamada Causa General. Fue un juicio de parte. La información recopilada, sin embargo, posee un valor excepcional. También aquí se examina la Causa General, sometiéndola a revisión crítica. Las conclusiones de Esparza permiten entender con gran claridad un episodio especialmente siniestro de la historia de España.

El terror cayó del cielo

Era una esfera pequeña, no mayor que una bola de billar. Tenía el color del oro y despedía una luz brillante, casi cegadora. Eva Gaye incorporó lentamente el torso y alargó la mano hacia la esfera. Y el caso es que no quería cogerla. Pero una fuerza extraña y poderosa la impulsaba a ello. Eva cogió la esfera luminosa. Al instante, una dolorosa sacudida estremeció su cuerpo desde el cabello hasta las uñas de los pies. Como si acabara de tocar un cable de alta tensión. Eva quiso gritar, pero no le salió la voz. Tampoco pudo dejar caer la esfera luminosa, pues sus dedos se negaban a abrirse, estaban como pegados a ella con la mejor de las colas. Eva cayó de espaldas y comenzó a retorcerse sobre la toalla, saliéndose pronto de ella, por lo que su cuerpo, mojado todavía, se manchó de arena. Era tan agudo, tan espantoso, tan insufrible el dolor que sentía en cada músculo, en cada tendón, en cada hueso de su cuerpo, que Eva Gaye no pudo resistirlo por más tiempo y se desmayó, quedando totalmente inmóvil sobre la arena.