6801–6816 di 74503 risultati

La búsqueda del tesoro

Una repentina calma chicha se ha adueñado de la comisaría de Vigàta. Con su sempiterna acumulación de papeleo reducida a la mitad, Salvo Montalbano puede dedicarse a la lectura de su adorado Simenon, mientras que el siempre industrioso Catarella se aplica con tesón a resolver crucigramas. Sin embargo, la deliciosa parsimonia pronto se verá interrumpida por uno de los casos más espeluznantes que se hayan visto nunca en la zona.
Todo empieza cuando los octogenarios hermanos Palmisano, conocidos por su exaltada obsesión religiosa, se fortifican en su casa del centro de Vigàta, desde donde disparan a diestro y siniestro contra cualquier pecador que se les ponga a tiro. En un momento de arrojo, Montalbano se introduce por una ventana y desarma a los ancianos, pero el panorama que se encuentra le hiela la sangre: un verdadero bosque de crucifijos de todos los tamaños y, sobre una cama, una muñeca hinchable, mutilada y desgastada, una escena testimonio de una profunda desolación. Intrigado por el hallazgo de una réplica idéntica, Montalbano se lleva la muñeca, sin sospechar que ha dado inicio a un juego de tintes macabros. Una sucesión de cartas anónimas lo invitan a participar en una búsqueda del tesoro, y a medida que Montalbano se involucra más en el extraño desafío, comprende que ha caído en la trampa de una mente profundamente perturbada, y que para salir del oscuro laberinto en el que se ha metido tendrá que llegar antes al centro del mismo.
Además de una nueva demostración de su admirable capacidad para analizar la naturaleza humana, los lectores de Andrea Camilleri encontrarán los habituales momentos hilarantes que han hecho de los casos de Montalbano una lectura de culto para aquellos que aprecian las historias impregnadas de inteligencia y sensibilidad.

La buscona

Escribió É. Zola sobre estas novelitas decimonónicas: «Pongamos ahora el ejemplo de un novelador naturalista que quiere estudiar una prostituta. Tomará el tipo de la prostituta en su personalidad, en su vulgaridad. La mostrará obedeciendo al determinismo hereditario y del medio ambiente: si se desliza a la crápula, es porque se ha visto impulsada hacia ella por embriaguez de sus padres y por las promiscuidades de los arrabales pobres. Luego el autor, siguiéndola paso a paso, analizándola en sus vestidos, en su morada, en los hombres que se la acercan, mostrará su misión social, establecerá claramente de qué manera desorganiza y destruye; desde este punto se ve la elevada moral práctica que se deduce de la obra. No es ya la pesadilla de un católico enajenado por la preocupación del diablo: es un sabio, un observador un experimentador que reúne y clasifica documentos humanos. Ésa es una verdadera prostituta; así es cómo crece y cómo funciona enseguida; ésos son hechos basados en la observación y la experiencia; en adelante, puesto que la experiencia nos hace dueños de los hechos, a nosotros toca impedir que se produzcan: saneemos los arrabales, suprimamos científicamente las prostitutas. Y aunque la obra no tuviese esta conclusión práctica, tendría siempre la utilidad de una investigación exacta, de una verdad humana, puesta en pie, indestructible».

La Biblioteca De Los Muertos

Bretaña, año 777. En la abadía de Vectis crece Octavus, un niño sobre el que pesa una maldición: es el séptimo hijo engendrado por un séptimo hijo y la leyenda le vaticina poderes diabólicos. Octavus comienza a escribir una lista con fechas y nombres sin sentido. Cuando uno de los nombres y su fecha coinciden con una muerte en la abadía, el miedo se apodera de los monjes. Siglos después, los miembros de la Orden de los Nombres, descendientes todos de aquel niño, siguen escribiendo sin descanso para completar un misterioso listado de nombres y fechas… Hasta que empiezan a suicidarse. Estados Unidos, en la actualidad. Nueve personas han aparecido muertas en Nueva York, desconocidos que nada tenían en común. Solo una cosa les unía: todas las víctimas recibieron postales de ataúdes, que anunciaban el día en que morirían, poco antes de su fallecimiento. Son las aparentes víctimas de un asesino en serie difícil de atrapar, cuyas muertes desafían toda lógica…

La Biblia de las Tinieblas

Un accidente de tráfico en el culo del mundo. Implicados: la heredera de un magnate londinense y el hijo de un ministro, adalid de la secesión escocesa. Justo cuando el país se parte en dos ante el referéndum para la independencia. Algo en la escena no cuadra, y el veterano John Rebus, recién vuelto al cuerpo de policía, se pone a investigar. Al tiempo, la fiscalía reabre un caso feo de hace treinta años, en el que Rebus y su antigua cuadrilla, autodenominados los ‘Santos’, tuvieron mucho que ver. Aquella vieja división de policías juraron silencio sobre ‘la Biblia de las Tinieblas’ y ahora se han convertido en sospechosos.

La bestia se acerca

El mundo puede llegar a ser terrorífico más allá de las cuatro paredes de una habitación de hotel. La joven Helen Clarvoe tenía muy claro que su seguridad personal dependía de aquella reclusión voluntaria, hasta que recibió la llamada más estremecedora de su vida: Evelyn Merrick, una supuesta ex compañera de colegio, le contaba que había tenido una visión onírica en la que Helen aparecía Helen sangrando y mutilada tras haber sufrido un terrible accidente. Aterrorizada y confusa, Helen decide pedir ayuda a su viejo amigo Paul Blackshear para que investigue quién es Evelyn y por qué ha pretendido asustarla con tal dicha llamada. Paul, que decide echarle una mano, pronto comienza a seguir pistas que le conducen a un submundo de delincuencia, abuso de drogas y pornografía, algo que no solo implica a la desconocida Evelyn, sino también a su propia amiga Helen.

La Batalla Del Laberinto

A punto de comenzar primero de secundaria, Percy Jackson no espera emociones fuertes, sino más bien un aburrimiento soporífero. Pero cuando en la nueva escuela se presenta una vieja amiga, seguida de un par de animadoras diabólicas, los acontecimientos se precipitan y todo empieza a ir de mal en peor. La guerra entre los dioses olímpicos y Cronos, el malvado señor de los titanes, se vuelve inminente, e incluso el Campamento Mestizo, donde se refugian los jóvenes semidioses, corre el peligro de sucumbir ante el avance del ejército de Cronos. Para detener la invasión, Percy y sus amigos deben emprender una arriesgada búsqueda a través del laberinto, un mundo subterráneo plagado de trampas peligrosas, monstruos furiosos y criaturas perversas, concebido para acabar con quienes se atrevan a profanarlo.

La balada de los miserables

Desaparecen niños gitanos en Madrid. ¿Por qué desaparecen niños gitanos en Madrid? Pepe O’Hara se lo pregunta alguna noche. Erotómano, politoxicómano, sociópata, sádico, feminista, sarcástico y dulce, al inspector Pepe Jara le apodan O’Hara porque tiene unos melancólicos ojos grises de irlandés que acaba de perder, simultáneamente, a una mujer y una revolución. Quizá escrita por el Diablo, el único capaz de acariciar ciertos rincones oscuros del lector, es novela negra en estado impuro, sucia y lírica, mágica y estupefaciente, recorre un Madrid no apto para turistas ni futuros atletas olímpicos, allanando callejones que no salen en los mapas, llamando a las puertas de la perversidad sin haber pedido cita y encontrando, al abrir, mujeres tristes, sonrisas muertas y niños raros. Aunque casi siempre amanece, nunca conviene despertarse: Lucifer es el hijo de la Aurora, enseña la mitología.

La aventura del tocador de señoras

Algo más que entrado en años, pero igual de estrambótico, nuestro antiguo conocido, el personaje que protagonizó “El misterio de la cripta embrujada” y “El laberinto de las aceitunas”, abandona definitivamente el manicomio en el que lleva décadas confinado, con la idea de encauzar su vida. No se espera de él que resuelva enigma alguno, pero su destino le llevará a hacerlo. Tampoco la ciudad que lo aguarda es la Barcelona cambiante de la transición o la todavía en embullición de comienzos de los años ochenta: nos encontramos en la resaca postolímpica, en un mundo turbio y complejo cuyas leyes permanecen tan inescrutables para el improvisado sabueso como las de antaño. Sin más recursos que su instinto, ha de encararse en una malla de lianas invisibles, aunque mortíferas, que tejen un entramado de crimen y corrupción.

La aventura de los Godos

Hubo un tiempo en el que solo mencionar la terrible lista de los Reyes Godos provocaba el pánico de los enflaquecidos alumnos de la posguerra española. La aridez y la supuesta inutilidad de ese episodio creaban enormes cefaleas entre los niños de los años 40 y 50. Sin embargo, tras el turbio enunciado, se encontraba un mundo fascinante y misterioso lleno de aventuras emocionantes propias de cualquier película, donde la épica fuera el condimento esencial. Los godos fueron testigos de un periodo asombroso en la crónica mundial, vieron caer Imperios como el Romano, y levantarse otros como el Musulmán y, mientras tanto edificaban un Estado en el solar Hispano. En sus tres siglos de hegemonía se movieron al compás dictado por el destino, fueron nómadas bárbaros, saquearon campos y ciudades, buscaron desesperadamente un territorio al que llamar patria. Lucharon ferozmente por la supervivencia; durante trescientos años ni una sola generación de godos escapó al hambre o a las guerras. Amigos y enemigos de todos los pueblos que les rodeaban escribieron su particular historia en el contexto, de eso que los investigadores llaman, la Era Oscura europea; escasos documentos de la época nos han dado una imagen, más o menos cercana, de un pueblo al que le toco diseñar el prólogo de la Edad media española. Bienvenidos a la aventura de los godos, seguro que disfrutarán con su lectura descubriendo sorprendentes secuencias de una historia que no es otra sino la nuestra.

La agonía del eros

El narcisismo y exhibicionismo exacerbados por la «sociedad virtual» del siglo XXI amenazan con la desaparición del Eros. ¿Están en peligro de extinción el misterio, la fantasía, el amor, el erotismo, incluso la protesta política? La proclamación neoliberal de la libertad se manifiesta en realidad como un imperativo paradójico: sé libre. Domina una economía de la supervivencia en la que cada uno es su propio empresario. El neoliberalismo, con sus desinhibidos impulsos narcisistas del yo y del rendimiento, es el infierno de lo igual, una sociedad de la depresión y el cansancio compuesta por sujetos aislados. Los muros y las fronteras ya no excitan la fantasía, pues no engendran al otro. Dado que el Eros se dirige a ese otro, el capitalismo elimina la alteridad para someterlo todo al consumo, a la exposición como mercancía, por lo que intensifica lo pornográfico, pues no conoce ningún otro uso de la sexualidad. Desaparece así la experiencia erótica. La crisis actual del arte, y también de la literatura, puede atribuirse a esta desaparición del otro, a la agonía del Eros. Con toda seguridad no habrá una política del amor. Sin embargo, las acciones políticas comunican con el Eros, pues suponen el deseo común de otra forma de vida. El amor interrumpe la perspectiva del uno y hace surgir el mundo desde el punto de vista del otro, de la diferencia. Así, el Eros constituye una fuente de energía para la protesta política. Se manifiesta como aspiración revolucionaria a una sociedad completamente diferente. Es más, mantiene en pie la fidelidad a lo venidero.

La adivina

Tras la muerte de Cristo, empieza a circular un rumor entre los fieles. La lanza que mató al Profeta en la cruz tendría, al haber entrado en contacto con la Divinidad, poderes mágicos: quien la posea tiene asegurada la victoria en la guerra. A lo largo de la historia, grandes personajes como Carlomagno o Napoleón intentarán hacerse con la misteriosa lanza durante sus conquistas militares, pero sin éxito. Incluso en la Viena de 1912, un joven pintor fracasado llamado Adolf Hitler cae hechizado ante su influjo. En la misma época, Leni, adivina, se gana la vida trabajando en cabarets y clubes nocturnos. Cuando Hitler, tras la anexión de Austria, consigue hacerse con la lanza, parece que nada podrá detener la conquista del mundo por parte de los nazis. Sin embargo, en 1941, en plena batalla de Inglaterra, Hitler empieza a sospechar que la que está en su posesión no es la auténtica lanza sagrada. No duda en recurrir a la joven Leni y a sus poderes de videncia para localizar la verdadera lanza que, según unos manuscritos encontrados por los nazis, se encuentra e una peligrosa zona del norte de España controlada por el maquis.

Krabat y el molino del diablo

Una historia de aventuras, magia y ocultismo. Krabat es un adolescente huérfano que se busca la vida mendigando de pueblo en pueblo. Cuando, en sueños, una voz le insta a dirigirse a un viejo molino, piensa que no tiene nada que perder. Allí, el molinero inicia a Krabat y a otros aprendices en el arte de la magia negra. Pero todos los seres demoníacos exigen un alto precio por lo que ofrecen: el alma, la libertad e incluso la vida. ¿Hay algún modo de luchar contra lo sobrenatural? ¿Cómo puedes defenderte de alguien que controla tu pensamiento, tu voluntad e incluso tus sueños? Atrapado en esa infernal pesadilla, Krabat no se resigna a acabar como sus compañeros…