6753–6768 di 66978 risultati

Tres novelas de Nero Wolfe

Este libro se publicó en 1960 con el título de «Three at Wolfe’s Door», editándose en España en 1964 con el título de «Tres novelas de Nero Wolfe», conteniendo tres relatos. Nero Wolfe considera el crimen algo ligeramente ilegal; pero en los tres relatos que figuran en este volumen el crimen adquiere un aspecto todavía más ofensivo para él: se convierte en un ultraje personal y en una incomodidad evidente. Pues normalmente el crimen se desarrolla a una distancia prudencial de su presencia; pero ahora, en alarmante continuidad, asoma la muerte por la violencia. Primero, en «Veneno a la carta» (1960) está la cena exclusiva, a la que Wolfe asiste, donde los invitados son «gourmets», el arsénico es el aperitivo y los sospechosos son cinco de las chicas más hermosas de Nueva York; segundo, en «El caso de la bella mentirosa» (1960), cuando un taxi con una dama y un hermoso cadáver, con un cuchillo entre sus costillas, se detiene ante la mansión de Wolfe de la calle Treinta y cinco, Oeste; y, finalmente, en «El caso de la muchacha vaquera» (1960), un campeonato de rodeo se celebra en la ciudad, con vaqueros de mandíbula cuadrada, vaqueras de ojos brillantes y, durante una comida de homenaje en la que participan Wolfe y Archie, un millonario aparece estrangulado con una elegante corbata. Aquello ya es intolerable. Wolfe se ve obligado a trabajar duramente. Archie, como es natural, más duramente todavía y con un poco más de dinamismo. Nero Wolfe supera a sus rivales en un aspecto: es un superhombre que habla como un superhombre. Literariamente constituye un auténtico alarde hacer que un genio parezca un genio, obre y hable como tal; pero Rex Stout lo consigue plenamente.

Tres hombres en una barca

Tres amigos, George, Harris y el propio Jerome, deciden remontar el Támesis junto con Montmorency, el perro, un foxterrier que no puede faltar en la compañía de tres gentlemen que se precien. Al hilo de sus aventuras, sus bromas y sus jocosas conversaciones y trifulcas, el lector se sumerge en la hermosa campiña inglesa en un relato donde el humor se combina sabiamente con el documental sobre viajes, pues se trata del libro del Támesis por excelencia, de la descripción de su geografía e historia más amena y risueña que pueda encontrarse. Comparado con los escritores de su época, Jerome constituye una bocanada de aire fresco; su estilo rápido, ágil, desprovisto de solemnidades, casi coloquial y tremendamente espontáneo, encubre una inteligencia literaria que sólo poseen los grandes humoristas ingleses.

Tres ejemplos de amor y una teoría

Desde el remotísimo día en que el hombre y la mujer se diferenciaron orgánicamente, ambos se buscan para volver a su primitiva condición, en un intento a la vez inevitable e imposible. El carácter represivo de la cultura moderna, enemiga del desarrollo natural de los instintos, no logra suprimir tal impulso reincorporador y sólo puede, a lo sumo, desviarlo hacia formas aberrantes de la sexualidad. Las leyes invariables de la relación amorosa se fundamentan en la realidad del enfrentamiento y cómplementariedad del hombre y la mujer, protagonista de la eterna guerra de los sexos. Una generalización acerca del fenómeno erótico —y de la estética facilitadora y la ética rectificadora consiguientes— sólo puede hacerse sobre la base de la experiencia personal y de la historia. Con ese propósito, Sender recoge buena parte de sus datos del anecdotario amoroso de tres hombres ricos en saber intuitivo, experiencia vital y capacidad creadora: Goethe y sus amores con Carlota, Balzac y sus tormentosas relaciones con Mme. Hanska y Tolstoi y su difícil vida matrimonial con Sofía Andreievna.

Trece monedas de muerte

Despertó aturdido, con la lengua convertida en una masa estropajosa y reseca, y ansiando disponer de un gran cántaro de agua con la que saciar la sed producida por el exceso de bebida. En los primeros momentos, Harvey Pitts trató de averiguar dónde se hallaba. Creyó oír voces en las inmediaciones, pero los efectos de la borrachera duraban aún y no tenía la seguridad de que sus sentidos se hallasen en buenas condiciones. De momento, lo único que sabía Pitts era que se hallaba sobre la hierba y en medio de los árboles. Abrió un ojo y pudo distinguir arriba la luna en todo su esplendor. Debía de ser la medianoche o casi, pensó. Movió la mano y tocó algo frío. Al mirar a un lado, vio que era la botella causante de sus males. La agitó un poco; allí ya no quedaba una sola gota de licor.

Traviesa criatura sensual

Harlow ha viajado a Las Vegas junto a sus dos mejores amigas, Mia y Lola, para celebrar su reciente graduación. Después de una noche fantástica con Finn y de un matrimonio tan inesperado como alocado que ha durado apenas 12 horas, su intención es seguir adelante con su vida.
Tanto Finn como Harlow saben que es muy probable que vuelvan a verse ocasionalmente, puesto que tienen amigos en común, pero lo que ninguno de los dos sospecha es que lo que sienten el uno por el otro va más allá de una divertida e irrefrenable pasión.
Cuando ambos se enfrenten a los serios problemas que sus obligaciones familiares les plantean, descubrirán que la necesidad que siente el uno por el otro es más profunda que la simple sensualidad y que quizás ansíen estar juntos de mil maneras posibles.

Travesuras de Guillermo (ed. ilustrada)

Estos son los doce relatos que componen el libro de Guillermo el travieso. Reordenados según la edición inglesa. Guillermo va al cine – Guillermo recibe un chelín de su tía por unos recados. Compra «bolas de grosella» y va al cine. Al regresar, empuja sin querer a su padre, quien le tira al suelo los caramelos, que se llenan de tierra. Da uno a su vecina Juanita, que enferma por esto; cree que su hermana Ethel y Juanito Morgan se aman, pero él ama en realidad a una amiga de ella, y les concierta una cita; e imita a un pintor visto en el cine, quitando la pintura vieja a la puerta de su habitación con una cerilla y un cortaplumas. Guillermo es un entrometido – Ethel organiza una merienda campestre para que su hermano Roberto y la señorita Cannon no padezcan la intromisión de Guillermo. Pero este, disfrazado del indio «Mano Roja», montado en la bicicleta de su hermano Roberto, que es incapaz de parar una vez ha empezado a rodar, y jaleado por un grupo de niños, llega hasta allí, pasa sobre el mantel y los emparedados y cae a un río, siendo rescatado por un barquero. Guillermo se convierte en botones – Harto de los reproches familiares, Guillermo marcha en busca de fortuna. Cansado y hambriento llama al timbre de una casa. El mayordomo le confunde con el nuevo botones. Limpia varios cuchillos y embadurna con betún unas botas; reprendido, estampa en la cara del mayordomo el cepillo con betún. Huyendo, entra en el salón, resbala y cae, tirando al invitado de los señores, que no es otro que su propio padre. ¡Enamorado! – Guillermo se enamora de su maestra, la señorita Drew. La oye decir que le gustan las lilas. En el suyo y en los jardines cercanos sólo encuentra rosas. Las consigue robándolas de una casa. Pero la señorita Drew le dice que no soporta su olor; las flores que le gustan son las rosas. Decepcionado, su amor se desvanece y el interés por los estudios se torna desidia. La función – Los Proscritos organizan en la habitación de Guillermo una exhibición de animales para ganar dinero con el que comprar arcos y flechas. Pero el centro de interés se vuelve hacia la tía de Guillermo, cuyos ronquidos suenan en la habitación contigua. Al despertarse, la tía Emilia, indignada al verse rodeada de niños, abandona la casa, para satisfacción del padre de Guillermo, a quien no castiga por la función. Cuestión de gramática – Dos negativos, en la misma frase, equivalen a un sí, aprende Guillermo en la escuela. Aprovechando la ausencia de sus familiares, organiza una fiesta en su casa, invitando a toda su clase, pese a que su padre se lo había prohibido utilizando dos negativos en la misma frase, lo que para Guillermo equivale a un consentimiento. Pronto la fiesta degenera en estropicio. Guillermo ingresa en la «Asociación de la Esperanza» – La señora De Vere Carter consigue que los cuatro Proscritos ingresen en una Asociación, lo que avergüenza a los niños. En una breve ausencia de la señora, Guillermo y sus amigos hacen que los otros niños reunidos se comporten como una jauría, para horror de la señora De Vere Carter. Los Proscritos – Dispuesto a reunirse con sus amigos Enrique, Douglas y Pelirrojo, Guillermo es requerido por su madre para que saque a pasear en su cochecito al hijo de la señora Butler. Fastidiado, así lo hace, aunque lo lleva consigo a la reunión, excusando que lo ha raptado para pedir un rescate. El niño es devuelto a su madre hecho unos zorros con la comida que cada Proscrito había llevado. Guillermo, paje de boda – Guillermo y su prima Dorita se sienten humillados al ser vestidos con trajes de satén blanco para hacer de pajes en la boda de su prima Sybil Grant. Imitando a su primito Miguel, ambos se sientan en un sillón empapado por este de zumo de naranja, con lo que evitan ir a la boda en el último momento. El Primero de Año de Guillermo – El dueño de una tienda de caramelos le pide la mano a su amada cada primero de año. Ante la tardanza de su sobrino, que está enfermo, acude a su cita anual dejando a Guillermo al frente de la tienda. A su regreso, no le importa que este se haya comido y regalado un montón de caramelo, pues su amada ha aceptado al fin su petición de matrimonio. Conspiración fracasada – El joven Jaime French, por la ayuda que Guillermo le presta para entablar amistad con su hermana Ethel, a la que el joven ama, le regala un par de ratas blancas, las cuales causan horror a la familia, incluida Ethel, y hacen que, enterados estos de quién se las ha regalado, miren con malos ojos a un desesperado Jaime. «Jumble» — Guillermo se encuentra en la calle a Jumble, un perro mezcla de mil razas. Lo toma como mascota para disgusto de sus padres. El perro pertenece a un pintor errante y a su hija, quien, decidida a adquirir un perro mejor, se lo da a Guillermo. El pintor convence a sus padres para que se lo quede.

La travesia del vidente

Al vaivén de un mar sosegado o entre el crujir de navíos a merced de una tormenta, en este libro aparecen extraordinarios personajes surgidos de la fantasía y la realidad. Lázaro resucitado esconde un oscuro secreto, Noé sufre en silencio la maldición de su designio y su arca, y Alexander Selkirk, la desdichada silueta de Robinson Crusoe, relata su vida de náufrago mientras se acerca, sin saberlo, al final de su vida. En estas páginas aparecen furtivamente Conrad y Defoe, quienes inspiran sin duda, junto a Stevenson y Twain, esta apasionante saga de aventuras. «Este libro es un homenaje a la literatura del mar, en cuyas páginas me formé como lector, y más tarde como escritor neófito que intentaba aprender los secretos y rigores del oficio. Muchas de las claves de la vida interior las aprendí al lado de esos protagonistas que veían en el mar un elemento propicio para la aventura. Que sea el momento, entonces, de enunciar ese aprendizaje», escribe Mario Mendoza en la presentación de esta obra.

Tratado de la vida elegante

El «Tratado de la vida elegante», publicado por Honoré de Balzac en 1830 para inaugurar la serie «Patología de la vida social», corazón «estético» de la Comedia Humana, constituye una de las piedras angulares del dandismo literario, prefigurando e inspirando la obra de autores tan reputadamente elegantes como Barbey d’Aurevilly o Charles Baudelaire. Rico en aforismos, anécdotas hilarantes, y cargado de un humor finísimo (el texto llega a incluir un encuentro ficticio con el príncipe de todos los dandis, el Bello Brummell, que tuvo que emigrar a Francia desde Inglaterra huyendo de sus fieros acreedores), este Tratado marca el camino que va desde el dandismo temprano de la Regencia inglesa al fecundo decadentismo artístico e intelectual de la Francia del XIX, y que desembocaría en la bohemia y en último término en Oscar Wilde. Este capítulo esencial en la historia del gusto estético en el vestir y en el comportarse nos llega, además, en magnifica traducción de Lluís Maria Todó.

Tragedias II

«Fedra» es uno de los grandes logros de Séneca como dramaturgo, quien desarrolló en esta obra un tema mitológico ya abordado por Eurípides (en Hipólito) y Sófocles, y que influiría más tarde en otros autores como Racine. Fedra, enamorada de su hijastro Hipólito, desoye lo que le dicta la razón y, cegada por la pasión, le confiesa su amor, en una de las escenas más intensas de toda la dramaturgia senequista. Despechada ante el rechazo de él, le calumnia en público. Fedra es uno de los personajes femeninos más atractivos del teatro de la Antigüedad: una mujer independiente, fuerte y decidida que, a pesar de sus virtudes, acaba siendo víctima de su irrefrenable pasión; en el análisis de ésta, Fedra es junto con Medea lo mejor que compuso Séneca. El «Edipo» de Séneca es mucho más oscuro y violento que el de su modelo Sófocles; el protagonista es más atormentado, más consciente de estar implicado en la peste de Tebas, y en general hay varias modificaciones en la trama, conducentes todas a subrayar el aspecto trágico. El resto de las tragedias incluidas en este volumen continúa con el planteamiento de Séneca de adaptar piezas griegas y hacer hincapié en sus aspectos más truculentos para así poner más de relieve su aspecto trágico: «Agamenón» se inspira posiblemente en Esquilo; «Tiestes», especialmente violenta, tiene un modelo desconocido. Por último, se incluyen dos obras de autoría discutida: «Hércules en el Eta» y «Octavia». Puesto que carecemos de cualquier noticia acerca de la representación de estas tragedias, es posible que fueran compuestas no para la escena, sino para la recitación ante un auditorio o bien para la lectura en solitario.

Tragedias I

Nacido en Córdoba c. 4 a. C. y educado en Roma en retórica y filosofía, Lucio Anneo Séneca el Joven o el Filósofo fue abogado, cuestor y senador, orador y escritor, preceptor del joven Nerón y consejero político de éste cuando llegó a ser emperador, hasta que el espíritu alocado del discípulo le llevó a retirarse y a participar en una conspiración, a raíz de cuyo fracaso fue obligado a suicidarse (65 d. C.). En su vida privada no aplicó los principios morales estoicos que predicaba, pero su tarea como consejero del emperador, junto con Burro, fue muy útil para el imperio durante varios años. Además de la diversa obra en prosa, su producción consiste en nueve tragedias adaptadas del griego, y que son las únicas muestras de este género que nos ha legado Roma. Todas las de este volumen (primero de dos dedicados a la tragedia senequista) se inspiran en Eurípides. En «Hércules furioso» la diosa Hera hace enloquecer a Heracles, quien asesina a sus propios hijos, confundiéndolos con otros, y a su esposa; recuperada la cordura, Heracles trata de suicidarse por desesperación, pero Teseo le convence de que acuda a Atenas para purificarse y le insta a superar el horror. «Las troyanas» escenifica el último día de la destrucción de Troya y el sufrimiento de las mujeres troyanas, que son el botín de los vencedores; es una de las mejores tragedias de Séneca, e incluye una emotiva confrontación entre Andrómaca y Ulises. «Las fenicias» nos ha llegado muy fragmentada, y hasta es posible que la versión que conocemos proceda de dos obras distintas. En «Medea» la protagonista despechada se sume en la desesperación más violenta a raíz del abandono de su esposo Jasón, y urde la más cruel venganza; Séneca intensifica los aspectos más pasionales de la historia para poner aún más de relieve la dimensión trágica: la infidelidad y los celos desencadenan las pulsiones más irracionales que anidan en el corazón humano, y una cadena de destrucción ajena y propia que precipita al nihilismo más absoluto. Puesto que carecemos de cualquier noticia acerca de la representación de estas tragedias, es posible que fueran compuestas no para la escena, sino para la recitación ante un auditorio o bien para la lectura en solitario.

Trabajo, consumismo y nuevos pobres

En «Trabajo, consumismo y nuevos pobres», Bauman reconstruye el cambio de la condición de la pobreza desde la «ética del trabajo» propia de la revolución industrial hasta la «estética del consumo» de la sociedad actual, y las consecuencias de este proceso; sobre todo en relación con los pobres, auténtico «ejército de reserva para nutrir las fábricas según la necesidad». El paso de la sociedad de trabajadores a la de consumidores significa que esos pobres, antes reserva de mano de obra, han pasado a ser consumidores expulsados del mercado. A juicio de Bauman «esta diferencia cambia la situación radicalmente y afecta tanto la experiencia misma de la pobreza como a las oportunidades y perspectivas de resolver sus penurias». También aporta luz para analizar la comprensión de las hoy llamadas «clases marginadas», producidas como concepto por el mismo poder que las presenta como «problema social». Por último, plantea una serie de consideraciones sobre el futuro de los pobres y apunta una posibilidad para dar un nuevo significado a la ética del trabajo, más conforme a la condición actual de las sociedades desarrolladas.

Torres en la cocina

Siempre hay un buen motivo para cocinar. El segundo libro de «Torres en la cocina», el programa de cocina en el que Sergio y Javier Torres nos ofrecen cada día sus trucos y consejos para comer bien. Platos para todos y para cualquier ocasión. Porque siempre hay un buen motivo para cocinar. Cocinar y compartir nos hace más felices. En «Torres en la cocina 2» descubrirás los secretos de la cocina de los hermanos Torres: fácil, casera y con mucha personalidad. Recetas al alcance de todos, preparadas con el mejor producto y con el famoso «toque Torres», ese detalle sorprendente que reinventa la tradición y la convierte en algo muy especial. De nuevo, en «Torres en la cocina» queremos recuperar el placer de cocinar, por eso nuestro índice es también una declaración de principios: El tiempo es oro. ¿Cuánto tiempo se necesita para comer bien? Si combinas buenos productos, técnicas sencillas y creatividad… ¡mucho menos de lo que imaginas! Cocinar en familia. Cocinar es un placer que nos gusta compartir con aquellos a los que queremos, no importa si son niños o mayores. La imaginación es fundamental para implicar a toda la familia… y acertar. Abrazo de invierno. Comer con cuchara es sinónimo de hogar. Recetas apetecibles que nos reconfortan y nos llenan de energía. ¿Quién dijo clásico?. Las normas están para romperlas, y los clásicos, para reinventarlos. Nos inspiramos en la tradición y le damos nuestro toque personal para llegar más allá. Cocinar es una fiesta. Siempre que hay algo que celebrar nos reunimos alrededor de una buena mesa y en la mejor compañía. Nos gusta convertir la cocina en una fiesta para los sentidos.

La Torre

Dresde, años ochenta: los habitantes de la Torre, un barrio residencial en las vertientes del Elba, parecen vivir fuera del tiempo. En sus villas ya ruinosas intentan escapar a la grisura y la decadencia del sistema socialista dedicándose a la música, a la poesía y a la pintura. Encerrados en sus torres de marfil, observan con resignación e ironía el derrumbe hacia el que se encamina la República Democrática Alemana. Anne y Richard Hoffmann viven en la Torre junto a sus dos hijos, Christian y Robert. Richard, amante de la música y de las artes figurativas, es un cirujano de la Academia obligado a enfrentarse cada día con la quiebra del sistema sanitario; tiene una relación extraconyugal y por este motivo es chantajeado por la Stasi y obligado a espiar a sus colegas. Christian, el hijo mayor, quiere estudiar medicina y ser un médico famoso, pero, para obtener una plaza de estudiante en la universidad, antes tiene que prestar servicio «voluntario» en el Ejército Nacional Popular, pese a ser un espíritu consagrado a la libertad. Su tío, Meno Rohde, es redactor en una importante editorial, frecuenta a los autores más influyentes y representativos de la cultura socialista y se ve obligado a luchar contra los mecanismos de la censura. Dado que nació en Moscú y es hijo de revolucionarios, Meno ha ascendido hasta el barrio llamado Roma Oriental, donde vive la nomenklatura y tiene su sede el aparato institucional que controla la vida de los ciudadanos. Silencioso y gran observador, Meno actúa como intermediario entre el mundo del régimen y el nostálgica mente burgués de la Torre, relatando en las páginas de su diario las contradicciones que existen en ambos. Alrededor de la familia Hoffmann gira una multitud de personajes, a veces originales y extravagantes, que conforman un vívido retrato de la sociedad de la RDA sin parangón en la literatura alemana. Con un lenguaje épico, rico, exuberante, en una novela que ha evocado «Los Buddenbrook» de Thomas Mann, Uwe Tellkamp nos ofrece un extraordinario fresco de los años que precedieron a la caída del Muro de Berlín y el final de la RDA, recuperando del olvido la vida y la cultura de un mundo que, en caso contrario, habría seguido siendo desconocido para gran parte de los lectores occidentales.

Tomo 2 del Testamento del Gris

El mundo cuenta con un lado oculto, una cara sobrenatural que nos susurra, que se intuye, pero que muy pocos perciben. La mayoría de la gente no es consciente de ese lado paranormal… ni de sus riesgos. A veces la gente se topa con esos peligros y desespera, se atemoriza, y no sabe qué hacer ni a quién recurrir. Pero no todo está perdido… Dicen que en Madrid reposa una iglesia muy antigua, cuyo origen es desconocido. Allí, en su interior, frente a una cruz de piedra tallada en la pared, se puede alzar una plegaria. También dicen que aquel que no tiene alma la escuchará, y si la fortuna acompaña, el ruego será atendido. Pero exigirá un elevado precio por sus servicios, uno que no todo el mundo está dispuesto a pagar. Mejor será asegurarse de que se quiere contar con él antes de recitar la plegaria. Eso es lo que dicen.

Tomo 2 del Testamento de Sombra

Recuerdo cuando imaginaba a Sombra sin matar a nadie, salvo para alimentarse, cuando era mucho más joven y los sentimientos empapaban mis ojos. Echo de menos aquellos tiempos y aquella forma del ver el mundo. Aún creía que un asesino puede renunciar a matar.

Tomo 1 del Testamento del Gris

El mundo cuenta con un lado oculto, una cara sobrenatural que nos susurra, que se intuye, pero que muy pocos perciben. La mayoría de la gente no es consciente de ese lado paranormal… ni de sus riesgos. A veces la gente se topa con esos peligros y desespera, se atemoriza, y no sabe qué hacer ni a quién recurrir. Pero no todo está perdido… Dicen que en Madrid reposa una iglesia muy antigua, cuyo origen es desconocido. Allí, en su interior, frente a una cruz de piedra tallada en la pared, se puede alzar una plegaria. También dicen que aquel que no tiene alma la escuchará, y si la fortuna acompaña, el ruego será atendido. Pero exigirá un elevado precio por sus servicios, uno que no todo el mundo está dispuesto a pagar. Mejor será asegurarse de que se quiere contar con él antes de recitar la plegaria. Eso es lo que dicen.