625–640 di 68366 risultati

La economía del hidrógeno

El hidrógeno es el elemento más básico y ubicuo del universo, la materia de la que están hechos el sol y las estrellas. En este inicio del siglo XXI, los principales fabricantes de automóviles han destinado más de 2.000 millones de dólares a desarrollar prototipos alimentados con hidrógeno, y se espera que en pocos años circulen ya los primeros vehículos producidos en serie. Además, cuando millones de usuarios puedan conectarse a redes energéticas de hidrógeno de alcance local, regional y nacional, basadas en los mismos principios que hicieron posible la World Wide Web, podrán compartir la energía de igual a igual y crear un modelo descentralizado. El hidrógeno puede paliar la dependencia del mundo respecto a las importaciones de petróleo, y contribuir a enfriar el peligroso juego geopolítico que se genera entre algunos países productores y el mundo occidental.

La doncella de hielo

Con gran originalidad y maestría narrativa, se combinan en esta obra dos géneros clásicos: el de suspense y el de relatos de vampiros. Y aunque el autor confiesa haber leído pocos de estos últimos, se sienten en La doncella de hielo los respetables pasos de reputados autores contemporáneos, sobre todo los de Anne Rice.Mas la originalidad de Behm radica en el perfecto equilibrio, casi de funambulista, que mantiene entre las situaciones cómico-burlescas en que se ven involucrados sus personajes y la auténtica angustia que sienten al saberse diferentes en un mundo en el que el peligro acecha en cada esquina.

La doble vida de John Parr

Algunos periódicos dieron más tarde la noticia, aunque en caracteres no demasiado destacados. En realidad, el fallecimiento de John Parr pasó prácticamente desapercibido, salvo para los familiares más allegados, algunos amigos y los inevitables curiosos que no dejan de leer nunca en el periódico las noticias y las esquelas de defunción. John Parr fue enterrado en el panteón familiar, un mausoleo de pretencioso estilo, con puerta de reja y paredes de granito. Dado que hacía muchísimos años no se efectuaba ninguna inhumación en aquel lugar, el féretro que contenía los restos mortales de Parr fue situado en el túmulo central, una sepultura de forma rectangular, que sobresalía medio metro del suelo del panteón. Naturalmente, la sepultura se hundía cosa de otro medio metro en el suelo. O quizá un poco más.

La decadencia de la cortesía

Poco antes del fallecimiento por enfermedad de Pío Baroja hubo un movimiento en pro de su candidatura al Premio Nobel de literatura. A raíz de ello se publicaron algunas de sus obras todavía inéditas, como esta colección de ensayos breves. En ellos Baroja toca distintos temas, algunos de índole cotidiana e incluso costumbrista, mientras que en otros se ocupa de temas literarios, filosóficos y científicos. La última parte del libro la dedica a París, una constante en la narrativa barojiana. Ilustrado con fotografías del escritor, alguna de ellas inédita, y con viñetas del dibujante Mallol «La decadencia de la cortesía» es un buen ejemplo del estilo del último Baroja.

La dama de Riverton

A Griffith, duque de Riverton, le gustan el orden, la lógica y el control; por eso aplica los mismos principios a su vida y a la búsqueda de una esposa. Está seguro de que la señorita Frederica St. Claire sería la candidata ideal. Sin embargo, mientras ella parece no hacerle mucho caso, lo cierto es que su bellísima prima, la señorita Isabella Breckenridge, le atrae cada vez más.
Teóricamente, Isabella tendría que estar disfrutando de la temporada y de su presentación en sociedad. Sin embargo, su familia atraviesa por dificultades, y su tío solo les ayudará si ella, a su vez, utiliza su belleza favorecerlo en sus objetivos políticos. Cuanto más conoce a Griffith, más incómoda se siente con semejante acuerdo y más desea librarse de él.
¿Serán capaces, él de librarse de su orgullo y ella de sus miedos para llegar a estar juntos?
**
### Recensione
«Kristi Ann Hunter ha hecho un gran trabajo con su primera novela. Capta el mundo de la Regencia con elegancia y sofisticación y con un divertido toque maestro de espías que me hizo reír a lo largo de toda la primera mitad del libro.» Goodreads «Otro debut literario…. Esta vez un bullicioso romance de Regencia lleno de incidentes y aventuras, y es muy divertido.» Jane Austen’s Regency World
### Sinossi
A Griffith, duque de Riverton, le gustan el orden, la lógica y el control; por eso aplica los mismos principios a su vida y a la búsqueda de una esposa. Está seguro de que la señorita Frederica St. Claire sería la candidata ideal. Sin embargo, mientras ella parece no hacerle mucho caso, lo cierto es que su bellísima prima, la señorita Isabella Breckenridge, le atrae cada vez más.
Teóricamente, Isabella tendría que estar disfrutando de la temporada y de su presentación en sociedad. Sin embargo, su familia atraviesa por dificultades, y su tío solo les ayudará si ella, a su vez, utiliza su belleza favorecerlo en sus objetivos políticos. Cuanto más conoce a Griffith, más incómoda se siente con semejante acuerdo y más desea librarse de él.
¿Serán capaces, él de librarse de su orgullo y ella de sus miedos para llegar a estar juntos?

La dádiva

El Berlín de entreguerras, visto con los ojos altaneros y nostálgicos de los emigrados rusos, forma un mundo huidizo y fantasmal, pero también una inagotable fuente fuente de insospechadas evidencias. Fiodor, el joven poeta protagonista, es seguramente, en alguna medida, el propio autor; pero también lo es el padre de Fiodor, entomólogo errabundo. ¿Quién ignora la pasión por la entomología de Nabokov, y su destino de perenne emigrado? La inolvidable descripción de una librería rusa en Berlín se nos presenta como afectuoso testimonio de otra inmutable vocación de Nabokov: su amor por la literatura rusa.

La culpa del abate Mouret

«La culpa del abate Mouret», aunque poco conocida, es una de las mejores novelas del padre del Naturalismo. Lejos de responder al dictado de la etiqueta normativa al uso, que define ese movimiento literario como una mera y complacida exposición de la abyección humana, esta novela recupera explícitamente, más aún que otras, una gozosa y fructífera filiación de la escritura zoliana con el espíritu «naturalista» primigenio del siglo XVIII. El resultado es una obra maestra en la que ese apelativo literario cobra todo su sentido. No menos anclada que las demás novelas del autor en los parámetros sociohistóricos de su tiempo, «La culpa del abate Mouret» presenta una reflexión sólida y crítica sobre ciertos aspectos de sociología religiosa, en particular sobre la figura del sacerdote, el celibato y los seminarios en el último tercio del siglo XIX. Pero el genio de Zola crea también un gran conflicto íntimo del cuerpo y el alma que tiñe el relato de vibrante dramatismo. Y, sobre todo, como ya señaló en su día el gran poeta Mallarmé, en opinión desgraciadamente poco valorada, dota a la narración de un vuelo metafórico que la convierte en un gran poema.

La cresta de Ilión

Una inclemente noche de tormenta, alguien llama a la puerta de una casa enclavada en un agreste y solitario lugar frente al océano. Su dueño, un médico dedicado a paliar el dolor de los enfermos terminales y que trabaja en un mortecino hospital denominado Granja del Buen Descanso, abre la puerta sin sospechar que, cuando deje entrar a aquella joven desconocida que aguarda en el umbral, su vida va a transformarse de modo irreversible. La joven, que dice llamarse Amparo Dávila, se instala en la casa con la autoridad de los fantasmas. Además, poco después hace su aparición una segunda mujer, una antigua amante del protagonista, a la que éste abandonó tiempo atrás. ¿Qué extraños vínculos unen a ambas mujeres?, pero, sobre todo, ¿qué episodio del pasado atormenta al médico, cada vez más aislado de la realidad que le rodea?

La conspiración de los mediocres

Ernesto Mallo nos sumerge en un mundo en el que conviven el asesinato y la impunidad del poder con una tormenta de pasiones amorosas, en un paisaje dominado por una jauría de asesinos a sueldo. La narrativa argentina, así como la cinematografía, se ha ocupado extensamente de la sangrienta dictadura de Videla. Sin embargo, no ha tratado en la misma medida el periodo inmediatamente anterior. Aquella etapa fue el caldo de cultivo en el que se coció lo que luego sería el terrorismo de Estado a gran escala. Bajo el nombre de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), un grupo parapolicial se encarnizó con todo aquel que osara oponerse a los designios del hombre fuerte del país: José López Rega, apodado el Brujo por su afición a la magia negra. En esta precuela de la serie del detective Perro Lascano, encontramos a un detective joven, aunque ya investigador de fuste. Para apartarlo de la investigación, los mandos policiales le encargan aclarar el suicidio de un anciano alemán. Esa misión lo arrojará directamente a las fauces de los sicarios, en un territorio donde no puede contar con nadie ni confiar en nadie. En el transcurso de su investigación, Lascano conocerá a Marisa, con quien vivirá una épica historia de amor.

La conspiración de Ashworth Hall

En una regia casa de campo, Ashworth Hall, está a punto de iniciarse una fatídica reunión secreta. Aunque dicha reunión tiene toda la apariencia de una elegante fiesta campestre, los invitados son políticos irlandeses congregados para entablar conversaciones sobre el espinoso tema de la independencia de Irlanda. Cuando Ains ley Greville, moderador de la reunión y alto funcionario del gobierno británico, aparece asesinado, las negociaciones parecen condenadas al fracaso. En esas mismas fechas se hace público un escándalo amoroso de Parnell, el líder nacionalista irlandés, y el inminente final de su carrera política agrava las tensiones entre los negociadores. Para colmo, el difunto Greville tenía una turbulenta vida amorosa a espaldas de su mujer. A menos que el superintendente Pitt y su sagaz esposa Charlotte consigan averiguar la verdad, una guerra civil puede arrasar el país…

La conquista de Plassans

La figura de Émile Zola (1840-1902), célebre por su defensa de los derechos humanos en el «asunto Dreyfus», ha pasado a la historia de la literatura no sólo como el fundador y teórico del naturalismo, sino también como un vigoroso narrador del clima social y político de su época. Los Rougon-Macquart es como —indica su subtítulo— la HISTORIA NATURAL Y SOCIAL DE UNA FAMILIA BAJO EL SEGUNDO IMPERIO; esto es, el período que transcurre entre la coronación de Napoleón III en 1852 y su destronamiento tras la guerra franco-prusiana de 1871. Los componentes de ese amplio grupo familiar, determinado por los rasgos fisiológicos de su tronco común, «salen históricamente del pueblo, irradian por toda la sociedad contemporánea, ascienden a todas las posiciones, gracias a ese impulso esencialmente moderno que reciben las clases bajas en marcha a través del cuerpo social, y narran así el Segundo Imperio, con ayuda de sus dramas individuales, desde la celada del golpe de Estado hasta la traición de Sedán». Tras «La fortuna de los Rougon», «La jauría» y «El vientre de París», «LA CONQUISTA DE PLASSANS» es la cuarta novela de la serie; al igual que las demás piezas de ese vasto fresco, puede leerse de forma independiente.

La conjura de los necios

En este libro todo es extraordinario, empezando por su historia. Escrito a principios de los años 60, el autor no pudo conseguir que se editara; creyéndose un escritor frustrado se suicidó en 1969, a los 32 años. Su madre siguió intentando infatigablemente su publicación, lo que no consiguió hasta 1980 (cuando ella tenía 79 años), gracias al apoyo del gran novelista Walker Percy, y tan sólo en una editorial universitaria de Louisiana, cosa en principio muy poco prometedora para una consagración literaria. Y, sin embargo, el libro alcanzó en pocos meses un éxito inmenso, coronado en 1981 con el premio Pulitzer y con la crítica más entusiasta y unánime aparecida en muchos años. Su autor ha sido comparado a Cervantes, Fielding, Swift, Rabelais, Dickens… Resulta imposible resumir la trama picaresca y siempre sorprendente de esta obra, ambientada en Nueva Orleans y sus bajos fondos. Su figura central es uno de los personajes más memorables de la literatura norteamericana: Ignatius Reilly ?una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y Tomás de Aquino perverso, reunidos en una persona?, que vive a los 30 años con su estrafalaria madre, ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de «teología y geometría» como de «decencia y buen gusto»; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada. Por una inesperada necesidad de dinero, se ve «catapultado en la fiebre de la existencia contemporánea», embarcándose en empleos y empresas de lo más disparatado. Los personajes secundarios son tan exóticos (y neuróticos) como los de una película de los Marx Brothers: Darlene la stripteaseuse de la cacatúa; Burma Jones, el quisquilloso portero negro del cabaret Noche de Alegría, regentado por la rapaz Lana Lee, quien completa sus ingresos como modelo de fotos porno; el patrullero Mancuso, el policía más incompetente de la ciudad; Myrna Minkoff, la estudiante contestataria, amiga de Ignatius; Dorian Greene, un líder de la comunidad gay; la desternillante octogenaria Miss Trixie, siempre enfurecida porque no le dan la jubilación… y tantos otros personajes inolvidables.

La confidente

El detective Joe Faraday sabe que debe fiarse de los confidentes, que no tiene más remedio que creer en las pistas que le sugieren porque, en muchos casos, son ellos los que le llevarán al final del callejón, pero, aun así, su instinto le dice que no baje la guardia, que mantenga las distancias. Por eso, cuando Juanita empieza a soltar nombres, lugares, situaciones y a conectar lo inconectable, Faraday se tensa: si lo que dice esa mujer es cierto, la desaparición de Stewart Maloney es algo más que un «ir en busca de una nueva vida».

La conducta de la vida

Ralph Waldo Emerson (1803-1882), fundador del trascendentalismo americano, publicó «La conducta de la vida» en 1860, año en que Abraham Lincoln fue elegido presidente de los Estados Unidos. La filosofía de Emerson, que había sido autor de «Naturaleza» (1836) y dos series de «Ensayos» (1841, 1844), llegó a la madurez en vísperas del conflicto que pondría a prueba la Unión. No es un azar que la transformación de la república debiera encontrar entre lo fatal y lo ilusorio (los términos de este libro) su símbolo apropiado. El pensamiento de Emerson, sin embargo, convoca a los lectores de todas las épocas y alcanza en esta obra la indestructible apariencia que le permite afirmar su lema —«La vida es un éxtasis»— sucesivamente como señal de júbilo y como advertencia. Los estudios emersonianos, desde William James a Stanley Cavell, han mantenido viva la provocación del «scholar» por antonomasia. «La conducta de la vida» brinda la oportunidad de corroborar este interés.

La condición humana actual

Este libro examina con detalle algunos temas de fundamental importancia para el hombre de hoy (el sexo, el psicoanálisis y la psicología, la revolución y la paz…), a través de un análisis pormenorizado de las perspectivas de progreso que abrió la caída del mundo medieval –destrucción que permitió al hombre occidental la posibilidad histórica de un progreso sin límites, de una auténtica realización de la utopía– y de las causas de esta trayectoria inesperada. El hecho es que las sociedades modernas requieren un determinado tipo de hombre para funcionar y el industrialismo moderno ha tenido éxito en la producción de esta clase de hombre: es el autómata, el hombre enajenado. El ideal de este hombre-autómata, añade Fromm, es que todo transcurra de acuerdo con el viejo eslogan de Kodak: «Usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto». Su razón se deteriora a la vez que crece su inteligencia. De este modo, y como dice el propio Fromm, lo más urgente es huir de esta situación y crear un nuevo hombre que deberá ser «temerario, valiente, imaginativo, capaz de sufrir y gozar», pero cuyas fuerzas estarán «al servicio de la vida, no de la muerte».