4129–4144 di 62912 risultati

Princesa Mecânica

Tessa Gray deveria estar feliz — noivas não são felizes? Entretanto, enquanto ela prepara seu casamento com Jem Carstairs, uma rede de sombras começa a envolver os Caçadores de Sombras do Instituto de Londres. Um novo demônio aparece, um ligado por sangue e segredos a Magister, o homem que planeja usar seu exército de autômatos impiedosos, as Peças Infernais, para destruir os Caçadores de Sombras. Ele precisa só do último item para completar seu plano de destruição. Ele precisa de Tessa. Tessa sabe que Axel Mortmain, o Magister, está vindo atrás dela, mas não imagina quando nem onde ele vai atacar. Charlotte Branwell, o líder do Instituto de Londres, está desesperado para encontrar Mortmain primeiro. E os meninos que têm igual importância no coração de Tessa, Jem e Will, vão fazer qualquer coisa para salvá-la. Embora Tessa e Jem agora estejam comprometidos, e Will soubesse que deveria se esforçar para encontrar outra pessoa com quem se preocupar, ele ainda estava apaixonado por ela, como sempre. Nas últimas palavras ditas por um Caçador de Sombras antes de morrer reside a pista que pode levar Tessa e seus amigos a Mortmain. Mas os Caçadores de Sombras do Instituto de Londres não podem ficar sozinhos, e em sua terra natal, Idris, a Clave duvida de suas alegações de que Mortmain estava chegando. Abandonados por aqueles que deveriam ser seus aliados, e com seus inimigos se aproximando, os Caçadores de Sombras acabam em apuros quando Mortmain rouba o medicamento que está mantendo Jem vivo. Com seu melhor amigo à beira da morte, cabe a Will arriscar tudo para salvar a mulher que os dois amam. A fim de ganhar tempo para Will, o feiticeiro Magnus Bane se junta a Henry Branwell para criar um dispositivo que pode ajudá-los a derrotar o Magister. Como aqueles que amam Tessa estão trabalhando para salvá-la, e o futuro dos Caçadores de Sombras depende dela, Tessa percebeu que a única pessoa que pode salvá-la é ela mesma – para a descoberta de sua própria natureza, Tessa começa a entender que ela é muito mais poderosa do que já mais sonhou ser possível. Mas poderá uma simples garota, mesmo uma que pode comandar o poder dos anjos, derrotar um exército inteiro? Perigo e traição, segredos e encantamentos, os fios emaranhados de amor e perda se entrelaçam quando os Caçadores de Sombras são levados à beira da destruição na conclusão de tirar o fôlego da trilogia As Peças Infernais.

La primera vez

El hecho de que fuera inexperta sexualmente no significaba que Kathleen Miles no tuviera sentimientos. O deseos. Especialmente cuando se vio cara a cara con el vaquero más atractivo de Hopkins Gulch. Evan Atkins veía a Kathleen de un modo que nada tenía que ver con ella: atrevida, apasionada y experimentada. Sí, Kathleen estaba segura de que aquel hombre de voz profunda podría conseguir que ella hiciera cualquier cosa. Quizá por eso aceptó ser la madre de su pequeño.

El Pretendiente Americano

«El pretendiente americano», novela publicada en 1892, es digna de figurar entre las mayores creaciones de Mark Twain. En ella, el autor no sólo vertió su genio narrativo y su capacidad para el humor paródico, sino que también supo dar curso a sus avanzadas preocupaciones sociales, apuntando algunos de los temas que aún hoy centran el debate de nuestra sociedad contemporánea. El joven Berkeley, primogénito del muy noble y orgulloso conde de Rossmore, viaja a Estados Unidos con la pretensión de devolver su título y sus riquezas a quien considera el legítimo heredero de la fortuna familiar, el coronel Mulberry Sellers, un buscavidas estrafalario que ejerce de vidente, asesor financiero e inventor de cosas inútiles. Un incendio fortuito cambia los planes del aristócrata, que tendrá que adoptar una nueva identidad y afrontar la experiencia de ganarse el sustento con sus propios medios. Mientras tanto, y en espera de la herencia que no acaba de llegar, Sellers intenta mudar su mala fortuna por los medios más diversos: desde la captura de un peligroso atracador de bancos a la materialización de espíritus para convertirlos en mano de obra barata. Rara ello cuenta con la impagable ayuda del comandante Hawkins, congresista de tercera categoría y discípulo fiel del imaginativo pretendiente americano. Las peripecias de estos personajes darán lugar a toda una serie de situaciones equívocas que arrancarán auténticas carcajadas al lector.

Por donde van las águilas

«¿Qué tierra es esta nuestra donde un poeta excepcional como Leopoldo Panero ha desaparecido de la memoria no ya de las gentes, sino de la de los propios poetas?». De esta desazón de A. Trapiello, en buena parte justificada, nace la Antología con la que se propone facilitar un conocimiento básico del poeta de Astorga. Es un hecho que, en contraste con el creciente interés de la crítica universitaria, la difusión de su obra se ha limitado al volumen de «Poesía» de las «Obras Completas», que su hijo Juan Luis preparó en 1973 para la desaparecida Editora Nacional. Panero no gozó, por lo demás, de buena prensa. En vida le marcó el marchamo de poeta del Régimen, y, muerto, soportó —y aún soporta— el público proceso inmisericorde a que le sometió su propia familia. Una y otra cosa tienen poco que ver —para ser exactos, nada— con su categoría de escritor. Y ésa es, en verdad, muy alta. Parece que ha llegado la hora de la reivindicación estética de Leopoldo Panero. A ella puede contribuir esta Antología que para muchos supondrá un excitante descubrimiento. Víctor GARCÍA DE LA CONCHA de la Real Academia Española

Polo Sur. Relato de la expedición noruega a la Antártica del Fram, 1910-1912

Nunca existió «la carrera por el polo Sur»… Amundsen, llegó, vio y venció… Pero su hazaña en el Polo fue ensombrecida por un enfermizo sensacionalismo que glorificó y encumbró a un perdedor incompetente: el capitan Scott, cuya expedición, víctima de una incontable sucesión de decisiones erróneas, acabaría inútilmente con su vida y con la de sus cuatro compañeros. Sin duda, la prensa ganó antaño la carrera del morbo pero, hoy día, la historia reconoce el suicidio de Scott y el impecable estilo de Amundsen, cuya planificación evaluó y previó hasta el más mínimo detalle… Considerado insensible y calculador por su «cómoda victoria» frente al hielo, el lector descubrirá en esta amena narración, no exenta de cierto sentido del humor, que esta imagen no podría estar más lejos de la realidad: Amundsen era un enamorado de las tierras polares, y todos sabemos que los enamorados no son insensibles ni calculadores. Como también sabemos que no todo el mundo comprende a los enamorados.

Poesía latina pastoril, de caza y pesca

Este volumen agrupa poemas de carácter didáctico y/o bucólico a lo largo de cuatro siglos de literatura latina. La «Cinegética» de Gratio —poeta que se puede situar entre las «Geórgicas» de Virgilio y el destierro de Ovidio— trata del arte de la caza en un poema inconcluso, del que buena parte está dedicado a la cría y cuidado de los perros, interrumpiéndose al poco de iniciarse la sección dedicada a los caballos. A Ovidio pertenecen los ciento treinta versos que nos quedan de la «Haliéutica», el único poema que sobre la pesca nos ha transmitido Roma. De la época de Nerón parecen ser las «Bucólicas» de Calpurnio Sículo y las llamadas «Bucólicas einsidlenses», atribuidas por algunos a Lucano; de apreciable carácter panegírico estas últimas, es evidente en cualquier caso la influencia virgiliana. Virgilio y Calpurnio Sículo son, a su vez, modelos de las «Bucólicas» de Nemesiano, poeta que al parecer vivió en la segunda mitad del siglo III, en las que el principio de alternancia en tamaño y tema son uno de los principios conformadores de la obra; del mismo autor son la «Cinegética», con claras evocaciones de Jenofonte, de Virgilio y, sobre todo, de Gratio. En fin, «De la mortandad de los bueyes», de Endelequio, autor que parece haber escrito a fines del siglo IV, es un ejemplo atípico dentro de la literatura pastoril antigua, tanto por abandonar el hexámetro en favor de estrofas formadas por tres asclepiadeos menores y un glicónico cuanto por introducir elementos cristianos. Las «Bucólicas» de Calpurnio Sículo, así como las de Nemesiano, fueron traducidas al castellano en Madrid, 1844, por J. G. González. No consta que haya versiones a nuestra lengua del resto de las obras presentadas en este volumen.

Poemas del manicomio de Mondragón

En estos «Poemas del manicomio de Mondragón», experiencias y vivencias psiquiátricas dan pie a una escritura radical, lúcida, terrible, que a nadie puede dejar indiferente.

Poema del otoño y otros poemas

Volumen XI de la edición de las obras completas de Rubén Darío, realizada por la Editorial Mundo Latino a principios del siglo XX.

Un poco de magia

Iba a necesitar mucha suerte para poder unir a aquel hombre y a aquella mujer… Las cicatrices, tanto físicas como psicológicas, habían hecho del arquitecto Rick Barnett un hombre duro y cínico. Pero era más que evidente que se le iban los ojos tras Cynthia Forsythe. Su inocencia y bondad lo atraían sin que pudiera hacer nada para evitarlo. Por mucho que Rick tratara de esconder en las sombras de la noche el deseo que había en sus ojos, Meredith sabía que era el hombre perfecto para Cynthia. Y, si no se equivocaba, pronto conseguiría romper la maldición…

Placeres reales

Diez apasionantes relatos en torno a las aventuras y desventuras sexuales de reinas y reyes famosos, un irresistible cóctel de literatura, gastronomía y lujuria. Reyes y reinas, más ellos que ellas, todo hay que decirlo, han disfrutado a lo largo de la Historia del poder y del placer, tanto vestidos como desnudos, ¡y cómo lo han disfrutado mientras les ha durado!

La piel de zapa

«La piel de zapa» («La peau de chagrin») es una novela de 1831 del escritor y dramaturgo francés Honoré de Balzac (1799-1850). «La piel de zapa» pertenece al grupo de «Études philosophiques» de la serie de novelas de Balzac, «La Comedia Humana». Ambientada en París a comienzos del siglo XIX. La obra cuenta la historia de un joven que recibe un pedazo de piel o cuero mágico que satisface cada uno de sus deseos. Sin embargo, por cada deseo concedido la piel se encoge y consume una porción de su energía vital. Aunque la novela utiliza elementos fantásticos, su enfoque principal es una representación realista de los excesos del materialismo burgués. Con su renombrada preocupación por los detalles, Balzac describió a una casa de juego, una tienda de antigüedades, un banquete real, y otras escenas. También incluyó elementos autobiográficos, como las dificultades que experimentó durante sus inicios como escritor. El tema central del libro es el conflicto entre el deseo y la longevidad, entre elegir una vida intensa pero breve o una larga existencia contenida.

El Pez Dragón

La protagonista de la presente novela es Lan-may, una jovencita china que un día encuentra un extraño pez en el río cercano. Esto le permite conocer también a otro ser, que para ella resulta igualmente muy extraño: una niña occidental. Hasta ese momento nunca había visto una niña occidental y el pez las unirá en una apasionante aventura, que le mostrará que las niñas occidentales y orientales tienen los mismos sueños y aspiran a poseer los mismos derechos.

(source: Bol.com)

Petit Paris

París, marzo de 1943: Alemania e Italia están perdiendo la guerra. Después de
la invasión angloamericana del norte de África y la rendición en Stalingrado
del mariscal de campo Paulus, se respira la hecatombe militar nazi-fascista,
el inminente desembarco de los aliados en Europa. Veinte años antes de
resolver los crímenes sobre los que giraba Gran Granada, el comisario Polo se
encuentra por accidente en París, temeroso de no poder acabar nunca un viaje
que solo iba a durar unos días. En tiempos de guerra no es raro que lo
previsto como una excursión de setenta y dos horas se dilate meses, años o
décadas, o se convierta en el exilio eterno. Y Polo se mueve en un pequeño
París, Petit Paris, de gente peligrosa: abogados y periodistas que ejercen
labores policiales en los servicios consulares de España, colaboradores de la
Gestapo a la caza de republicanos españoles en fuga. Entre el personal de la
escuadra española se han sucedido en menos de un mes tres muertes violentas, y
en el centro aparece el posible suicidio del bello Matthias Bohle, un seductor
de vida enigmática que con otro nombre había conquistado la Granada de 1940,
incluyendo al irreductible comisario Polo, y que recaló en París tras robar
cuatro kilos de oro a un industrial que quizá le encargó sacarlos
clandestinamente de España.   Pronto Polo empezará a investigar su muerte,
ayudado por colaboradores tan poco seguros como lo es todo en la ciudad: el
abogado Palma, casi un doble de Polo rejuvenecido cuarenta años y con carnet
de la Gestapo, que ha descubierto la fuente de la juventud en una mezcla de
gin, Dubonnet y anfetaminas; Alodia Dolz, heroína de la Cruzada nacional,
agente de la Quinta Columna, que sobrevivió a tres años de temerarias
actividades clandestinas en la Madrid roja: «Si entonces no la habían matado,
ya no la matarían nunca.» El Petit Paris de Polo es negro puro, una ciudad de
inquietante ambigüedad moral donde todos mienten y manipulan como único modo
de sobrevivir. Una narración deslumbrante y magnética –con homenajes a
Simenon, Leo Malet y Modiano– que juega con los resortes de géneros como el
policiaco y el de espías para llevarlos más allá.

Peter y los cazadores de estrellas

Peter es un niño huérfano que debe viajar con sus compañeros de orfanato a bordo de la «Nunca Jamás», un viejo cascarón sucio y agrietado, con rumbo desconocido. Pero ninguno sabe lo que el viaje les va a deparar ni que con ellos viaja un baúl que esconde un mágico secreto que todos ansían, incluidos los malvados piratas, que persiguen la «Nunca Jamás» para arrebatarles el preciado tesoro. En su viaje, Peter conocerá a Molly, la hija de un rico diplomático, que le descubrirá el misterio de los Cazadores de Estrellas, pero también un mundo mágico con marsopas parlantes, sirenas y polvo de estrellas.

Perfecta unión

Eran dos personas muy diferentes, pero formaban el equipo perfecto. Dylan McKinnon era atractivo, seguro de sí mismo y tenía algo que lo hacía irresistible para el sexo opuesto. La florista Katie Pritchard sabía muy bien el efecto que Dylan tenía en las mujeres, pues era su mejor cliente. Y muy a su pesar, ella también había quedado cautivada por sus encantos. Parecían la pareja imposible y seguramente lo eran, pero Katie sabía que el playboy era mucho más de lo que parecía a simple vista&

Un pasado compartido

Él le había pedido que curara a su perrito… pero quizá también quería que le curara su propio corazón Brian Kemp no creía en los finales felices, pero un perrito le hizo conocer a la única mujer capaz de obrar milagros… En otro tiempo, Jessica Moran había sido una muchacha demasiado corriente y demasiado enamorada del popular Brian. Ahora se había convertido en una mujer bella y segura de sí misma… hasta que su amor de adolescencia apareció con su triste sobrina y un cachorro herido. Pero Jessica sabía que no debía entregar su corazón al hombre que la había hecho dejar de creer en el amor… ¿O quizá había cambiado?