4001–4016 di 72034 risultati

Marginado

Benjamín Klosman despierta en una habitación oscura y desconocida. Sin saber dónde se encuentra o cómo ha llegado, descubre en aquel lugar a siete personas más, todas en la misma situación: con los pies aferrados a precintos y las muñecas sujetas con grilletes a una pared. En primer momento, nadie parece conocerse, pero cuando el secuestrador se hace presente y plantea una serie de consignas que tienen como premio la libertad, Benjamín y sus compañeros prisioneros deberán hurgar en su pasado en busca de aquel sujeto jorobado y ciego de un ojo, a quien en tiempos de secundaria han maltratado al grado de la marginación y que ahora, exige venganza de la forma más espantosa. ¿Será capaz Benjamín Klosman de salir de la habitación? ¿Cumplirán los prisioneros con las exigencias de su secuestrador o cederán a la tentación de idear un plan de escape? ¿Todo es lo que parece ser o aquel hombre esconde un as bajo la manga?

Mar muerto

Oriundo del estado de Bahía, Brasil, Jorge Amado (1912-2001) fue un ferviente enamorado de la capital Bahía de Todos los Santos, ciudad marítima que proyecta el espíritu africano sobre el vasto territorio de Brasil. Amado supo crear alrededor de esta ciudad una gesta impregnada de verdad y leyendas. En «Mar muerto», el lirismo se hace instrumento agudo para profundizar en el alma, sufrida y alegre, de la gente que habita allí. Hay algo de sutil e imponderable en esta obra, como si la presencia del mar que rodea la aventura de estas vidas transmitiera de por sí el hondo tono lírico, su encanto poético más hondo.

Mao II

Bill Gray, un escritor de éxito, vive recluido trabajando en una novela fallida que no consigue acabar. Cuando le piden ayuda para la liberación de un rehén secuestrado por un grupo terrorista maoísta, emprende un viaje sin retorno al centro de la violencia política. Su ausencia perturbará las vidas de Scott, su obsesivo asistente, y de Karen, pareja de Scott y amante de Bill. Don DeLillo descubre un mundo inseguro y brutal, con constantes movimientos de masas: multitudes de revolucionarios, multitudes de víctimas, multitudes en televisión, multitudes en las calles. Cautivado por el espíritu de figuras como Andy Warhol o Mao Tse Tung, DeLillo nos enfrenta a nuestros miedos, y desde la catástrofe logra construir un relato íntimo sobre la esperanza y la salvación.
Galardonada en 1992 con el PEN/Faulkner Award, Mao II predijo de forma impresionante la era del terror, y confirmó a su autor como uno de los mayores y más provocadores genios literarios contemporáneos: «DeLillo nos arrastra a un viaje sin aliento, más allá de las versiones oficiales de la historia cotidiana, detrás de las fáciles presunciones sobre quién se supone que somos, con una visión audaz y una voz elocuente y moralmente definida únicas en la literatura norteamericana», Thomas Pynchon.

Mao

La China de hoy es una sociedad aparentemente contradictoria: parece conjugar una forma extrema de occidentalización con la pervivencia de los modelos tradicionales, algo que tiene mucho que ver con la visión que tenía Mao de China: una sociedad ideal unida por un consenso absoluto. La realidad de este inmenso país asiático, que tanto sorprende e incluso inquieta, es muy difícil de entender sin comprender lo que significó el maoísmo y, sobre todo, la figura misma de Mao Zedong, que ha sido interpretada hasta ahora a la luz de patrones occidentales que, inevitablemente, dibujan una caricatura del personaje, unas veces como monstruo y otras como héroe, muy alejada del hombre real que fue. Este libro de Philip Short, corresponsal de la BBC en China durante muchos años, es en parte historia de aventuras, en parte historia intelectual y, en parte, intriga política. Respaldada por una masa ingente de documentos secretos procedentes de los archivos recientemente abiertos del Partido Comunista chino, esta biografía de Mao, que se lee como una novela, de un tirón, permite, al fin, comprender en todas sus dimensiones esa figura colosal del siglo XX cuya sombra sigue planeando sobre el siglo XXI.

Manual de psicopatología clínica

La presencia de los trastornos mentales en nuestra sociedad esta adquiriendo una relevancia cada vez mayor. Profesionales y estudiantes de medicina, psicologia, psiquiatria, trabajo social y otras ramas afines del saber, necesitan que su conocimiento sobre los mismos sea lo mas preciso posible. Los propios pacientes y el conjunto de la sociedad en general reclaman una respuesta clara y concisa sobre esta especialisima forma de sufrimiento humano. La psiquiatria y la psicologia no siempre estan en condiciones de responder a esta demanda. Sin pretender solucionar esta situacion, el presente manual trata de ofrecer al lector una vision sistematica y actualizada sobre los diferentes trastornos del espectro de la psicopatologia.

Manual de perdedores

La persecución que inicia Etchenike lo conducirá por los vericuetos (y la tragedia) de la violencia política en Argentina en los años 70. Seremos por sobre todo testigos del rol que juega un mismo Estado -garante, supuestamente, de los derechos de sus ciudadanos- en la sistemática violación de los derechos humanos, como una forma de control social para imponer no sólo un sistema político, sino también uno económico. Sasturaín es capaz de entregar un relato no sólo ágil, sino también uno preocupado de construir personajes verosímiles, apegados a la línea del policial más duro que representaran, antaño, Chandler, McCoy y otros. Esta novela es imperdible para entender la literatura policial en Argentina, o más bien, la literatura argentina a secas.

Manteca colorá

La manteca colorá es un unte típico andaluz, un desayuno o merienda «ligero» hecho con manteca de cerdo, carne picada si la hay, pimentón, naranja o vinagre –el caso es que sea ácido– y una tostada de pan. Pero Manteca colorá es también, según su autor, «una novelita pulposa, ocurrida en un pueblo marinero de la costa más antigua y más castigada de occidente: la costa gaditana. El pueblito de marras se llama Conil de la Frontera y es el mismo que vio nacer a Luis Monje, el padre del Camarón de la Isla».
Al ritmo de los golpes que tanto al estómago como al cerebelo debe sacudir la manteca colorá, Montero Glez traza el recorrido del dinero del narcotráfico en el Campo de Gibraltar, una «actividad» a la que se ven abocados todos los que, como El Roque y la ondulante niña de sus ojos, quieren medrar. Y con ese lenguaje irrepetible e inimitable con el que sólo él puede construir, tal y como afirma Arturo Pérez-Reverte, «páginas contundentes como un puñetazo o un golpe de navaja en la entrepierna».

Manifiesto puta

El sexo soporta tiranías y abusos de todo tipo sobre los que se sostienen gobiernos, estados y la propia identidad del individuo. Por eso… ¿te has preguntado si tus decisiones sexuales son libres o están moldeadas por la conveniencia de otros? ¿Es el amor una aspiración idílica o un arquetipo tramposo y peligroso? ¿Es la promiscuidad una guarrada o una fuente de cultura y sabiduría sexual? ¿Comprar o vender sexo es una esclavitud o un pacto legítimo y honesto? ¿Es el feminismo institucional liberador de la mujer o castrador de la pluralidad femenina? ¿Nos defienden aquellos que se presentan como liberadores o simplemente se unen a otros sectores de la sociedad donde el integrismo sexual es ley? ¿Existe la libertad para decidir o lleva impreso el copyright de las siglas del partido político de turno? «Manifiesto Puta» da la vuelta a los conceptos y nos presenta la promiscuidad y la prostitución como un valor legítimo y deseable. Este ensayo supone una crítica absolutamente implacable hacia aquellos que defienden la castrante dignidad de entrepierna, vulgar excusa con la que se sigue fomentando el molde sexista, irónico y miserable sobre el que se ha construido la sexualidad tal y como la conocemos. «Manifiesto Puta» es toda una declaración de principios que pretende remover los cimientos sobre los que está construida nuestra sociedad. Y EL MUNDO YA NO TE PARECERÁ EL MISMO. Bea Espejo nos adentra con este ensayo en una visión inédita de la sexualidad, el género, la prostitución y la promiscuidad. Si hasta ahora la moral y las costumbres han servido para doblegar voluntades, tras este ensayo la sexualidad pasa a tener una dimensión inesperada. Los estigmas y discriminaciones, las persecuciones por sexo y el sentimiento de culpa son sustituidos por una percepción autocomplaciente y hedonista. «TODOS Y TODAS SOMOS PUTAS», por eso es tan importante la reivindicación de la sexualidad autogestionada e insumisa. Ahora las putas promiscuas hablamos, por tanto, que tiemblen aquellos que perpetúan persecuciones tras años de tiranías antisexuales, pues el «Manifiesto Puta» es un arma destinada a combatir la basura de los prejuicios donde quiera que se encuentren.

Malos y malditos

Este libro evoca las aventuras de los malos de las novelas. El autor, en su prólogo, hace una diferenciación entre malos, malditos y adversarios, esos amigos ( ¡o enemigos¡) perdurable que nos regala la literatura y que se refugian para siempre, primero en nuestra imaginación y luego en la memoria. Son esos personajes sin l os cuales no habría cuento ni tampoco moraleja.

Maigret y los ancianos

Un anciano ex embajador ha sido muerto a tiros en su casa. No hay móviles aparentes ni nada en lo que basar una investigación. Más aún: como dice el mismo comisario Maigret en un pasaje de la novela, «todos dicen la verdad». Y es que el fallecido tenía una característica: durante más de cuarenta años se carteó con una mujer que se había casado con otro hombre por conveniencia aristocrática; cada día, estuviera donde estuviese. ¿Podría constituir esa relación un motivo para el asesinato? Difícilmente, pues se da la circunstancia de que el marido conocía y aprobaba tal correspondencia, seguro de que ambos, su esposa y el diplomático, mantendrían su palabra de honor de no casarse hasta que él hubiera fallecido. Y porque, además, el crimen se produjo justamente dos días después del fallecimiento de este noble tan caballeresco y poco celoso.

Maigret y la Espingarda

Diecisiete años después de que el entonces jovencito Maigret detuviera a Ernestine, llamada «la Espingarda», ésta se presenta en la Policía Judicial para hablar de su marido, Alfred «el Triste». Experto en cajas de caudales, Alfred ha tenido la desgracia de entrar a robar en una casa acomodada; cuando más enfrascado estaba en la tarea, con su linterna ha iluminado sin querer un rostro, unos ojos sin vida, unas manos crispadas en torno al auricular de un teléfono: un cadáver. Y ha salido por piernas. Sin embargo, cuando el ahora famoso comisario Maigret llame al timbre de la casa, no sólo no aparecerá ningún cadáver, sino que no habrá el menor signo de que Alfred haya entrado allí para robar. Alguien miente, pero ¿quién? ¿Acaso la Espingarda ha puesto a Maigret tras la pista de un cadáver ficticio?

Maigret y el inspector Cadáver

Maigret llega en misión oficiosa a la aldea campesina de Saint-Aubin. Su sola presencia, no cabe duda, debería de bastar para acallar las absurdas murmuraciones que afectan a los familiares del buen juez Bréjon. Aunque tal vez las murmuraciones tengan alguna base, porque de su mismo tren desciende Justin Cavre, el detective privado que antes de ser expulsado de la policía era conocido por todos como el inspector Cadáver. Y estando allí Cadáver, la idílica paz de la aldea campesina no puede sino esconder algo ruin, miserable, sórdido.

Maigret y el hombre del banco

Era un día gris de octubre, un lunes, y, según dicen en el «Quai des Orfèvres», los lunes no suelen producirse asesinatos. Pero al caer la noche, ese lunes, aparece muerto un hombre en un callejón. Así comienza uno de los casos más apasionantes del célebre comisario Maigret, quien empieza a investigar y lo que descubre lo deja perplejo. Louis Thouret, la víctima, llevaba una doble vida. La empresa para la que trabajaba había cerrado años atrás y, en los últimos tiempos, Thouret se pasaba el día sentado en un banco. ¿Cómo no se había enterado de nada su familia? ¿De dónde sacaba el dinero para pagar las facturas a fin de mes?…

Madrid, escenas y costumbre

«Madrid, escenas y costumbres», publicado en dos series, la primera publicada en 1913 (disponible también en esta web) y la segunda, la que ahora nos ocupa, en 1918, viene a consistir en una especie de teatrillo o galería portátil que recoge en cuadros estancos la gran colección de vidas condenadas en las que el Madrid de las primeras décadas del siglo XX muestra su cara de vinagre y su color de cadaverina. En cajones que se abren al surtido de las miserias, aparecen y desaparecen las putas, los truhanes, los niños desahuciados y toda la trapería de una ciudad sin redención. Pero es esta disposición en cuadros cerrados lo que añade al libro un plus de significado, como si el autor, convertido en una especie de maestro de títeres, nos invitase a visitar el tablado portátil de los monstruos: ¡Pasen y vean! ¡Aquí está Lola la peinadora, aquí la Tonta de la Pandereta, aquí las galerías mugrientas del Paseo de las Acacias! Solana es uno de los grandes pintores del siglo XX español y un escritor sin par –que también pinta cuando escribe–. Camilo José Cela se interesó por la obra literaria del pintor Solana y le dedicó su discurso de ingreso en la Academia. Parece cosa de premonición que el pintor José Gutiérrez-Solana naciera en plenos carnavales, los de 1886, en Madrid, como si las máscaras y las estampas callejeras más truculentas, hubieran de ir con él toda la vida. José Gutiérrez Solana, que tan genialmente retrató el alma de su época en sus cuadros, nos regala en sus escritos la misma mirada silenciosa y huraña, vagamente enojada y burlona a ratos, siempre aguda y minuciosa para poner ante nosotros el espanto abigarrado de la España de principios del siglo XX. Podría decirse que la gran virtud de la prosa de Solana es ante todo su fidelidad en la recreación de circunstancias y situaciones de la vida común. En una tradición literaria empeñada tantas veces en transmitir más que nada una idea del ingenio del propio escritor y su capacidad sin límites para el artificio, pocas veces captamos como en Solana un desasimiento tan absoluto de cualquier empeño de este tipo y un sometimiento tan directo e invencible a la simple y llana realidad que el autor ha encontrado delante de sus ojos y le provoca una urgente e imperiosa necesidad de ser descrita. Leerle es contemplar un tiempo antiguo que no ha prescrito todavía. En la presente edición se han mantenido las normas ortográficas, así como ciertas variantes léxicas que sorprenden al lector, de la primera edición de 1918, a partir de la cual se ha realizado esta.

Luz zodiacal en el parque

Los lectores de Ramón J. Sender saben la importancia que el gran escritor da al arte de narrar y al de profundizar en sus personajes, hasta el punto de que a veces la novela se transforma en un auténtico ensayo filosófico, religioso o social. Un hecho cualquiera —la muerte de un gorrión en el parque— es suficiente para que Sender investigue no sólo la condición humana sino la vida misma, su origen y su finalidad. Su razonamiento le lleva a intentar descubrir la figura de Dios, apartado de las religiones para integrarse en la vida y en el Cosmos, formando parte de él como nosotros mismos. Escrito magistralmente, este ensayo habrá de marcar un hito en la obra de Sender, que a partir de ahora se adentra con gran inteligencia y conocimiento en un tema filosófico en busca siempre de fórmulas vitales para intentar comprender los grandes enigmas que rodean al hombre.