25537–25552 di 75864 risultati

España, capital París

Este es el relato de un viaje, no exento de sorpresas, por los tres últimos siglos de la historia de España. Germà Bel se remonta para ello a 1561, año en el que Madrid es designada sede permanente de la Corte de los Austrias. Pero el recorrido se inicia propiamente a principios del siglo XVIII, cuando, tras la guerra de Sucesion, Madrid deviene capital política y Felipe V fija en su centro el kilometro cero de las comunicaciones españolas.

La apoteosis del nuevo Estado radial llegará en las últimas décadas con la consagracion de la capitalidad economica de Madrid, convertida finalmente y con carácter irreversible en ‘capital total’. Esto es, en el París de España, el mismo que soñaron desde nuestros primeros monarcas borbonicos hasta ilustres reformadores de la España contemporánea.

Dos son los factores que han sido cruciales en este proceso: la capitalidad político-administrativa de Madrid y el sistema radial de transportes y comunicaciones, desde las carreras de postas definidas por Felipe V hasta el AVE y el avion.

Un conjunto de actuaciones que ha obedecido a objetivos administrativos y políticos mucho más que a las dinámicas economicas, siguiendo un patron historico regular y continuado desde el siglo XVIII. Lo que permite entender por qué las políticas de infraestructuras en la España actual son tan singulares y diferentes a las de los países de nuestro entorno, y por qué suscitan un consenso tan amplio, tal vez el único en el que convergen sin fisuras gobierno y oposicion. Lo que lleva a Germà Bel a concluir que ‘tras más de una década de política de infraestructuras irreflexiva, parar y pensar puede ser una gran idea’.

‘Ameno y brillante. Salvando las distancias, me recuerda el éxito editorial que tuvo el informe del Banco Mundial de 1962 sobre la economía española, también un verdadero best seller economico.’ ANTÓN COSTAS, El País

‘Un ensayo de imprescindible lectura.’ ENRIC JULIANA, La Vanguardia

(source: Bol.com)

España

España es una novela que habla de un país crepuscular. Creo que la Historia es un género de ficción muy bien documentada. Creo que la Historia es la ficción suprema. Heródoto -con la ayuda inestimable de Tucídides- fundó el gran dogma de la Historia. Conforme cumplo años, me acerco a una verdad inapelable: nada existe, ni siquiera el espacio histórico y geográfico en donde tu vida aconteció. Por eso rompo el tiempo histórico en España. Y también mi identidad. Manuel Vilas

La Espada maldita

Es el siglo XV y Venecia está en la cima de su poder. En esta ciudad, mezcla de opulencia y hedor a cloaca, aparece el primer vampiro en Europa, setenta años antes que Drácula. Atilo, el jefe de los Assassini del duque Marco, descubre a un muchacho agachado sobre un hombre al que acaba de matar. La velocidad a la que huye el muchacho le asombra. Y Atilo sabe que tiene que encontrarlo, no para matarlo, sino porque finalmente ha encontrado a alguien digno de ser su aprendiz. Cruce de novela de intriga fantástica y Shakespeare, ”La Espada maldita” presenta una galería de personajes que llegan a cualquier extremo para mantenerse en el poder, ”pero una ciudad no se convierte en la más rica del Mediterráneo respetando las normas”. ”Una reinvencion del mito del vampiro.” SFX ”No te lo pierdas.” Kirkus

(source: Bol.com)

La espada del Islam

La novela tiene la misma atención cuidadosa a los detalles históricos, el diálogo chispeante, el humor, la acción y los sorprendentes giros de la trama que alguna vez hicieron del autor un nombre familiar. El protagonista Prospero Adorno, un «condottiere» naval genovés del siglo XVI que sirve bajo el gran almirante Andrea Doria, no es el típico héroe de cartón que rescata a una doncella en apuros, sino que se enfrenta a complejas crisis éticas que hacen que su nombre sea vilipendiado y casi arruine su carrera. A lo largo de la novela, Sabatini demuestra su completo dominio del género y su conocimiento experto de la historia italiana.

Espacio

«”Los dioses no tuvieron más sustancia que la que tengo yo”. Yo tengo, como ellos, la sustancia de todo lo vivido y de todo lo por vivir. No soy presente sólo, sino fuga raudal de cabo a fin. Y lo que veo, a un lado y otro, en esta fuga (rosas, restos de alas, sombra y luz) es sólo mío, recuerdo y ansia míos, presentimiento, olvido».

Esos extraños prófugos de Occidente

Rimbaud abandono las letras a los diecinueve años para dedicarse al contrabando en África, en un desesperado intento por olvidar su mundo y su pasado. Whitman entendió que una de las maneras de alcanzar el ideal democrático que su nación prometía era desistir de la exaltación de ídolos y dioses, herencia de la tradición clásica. Emily Dickinson creyó renunciar al universo pero se quedo con el lenguaje, que contiene todas las cosas. Lord Byron se convirtió en el mayor héroe romántico de la historia al dejarlo todo para luchar por la libertad de los pueblos sojuzgados. Faulkner develo con su literatura las dos mayores barbaries de la Norteamérica de comienzos de siglo XX: la intolerancia y el racismo. Holderlin vio no solo el extravío de Occidente en un humanismo arrogante, sino la abyecta tendencia al saqueo, la explotación y la destrucción del planeta. En esta prodigiosa mirada de William Ospina, el escape de una sociedad hostil y el peso de la herencia, que en ocasiones prometen y en otras amenazan, son el impulso común de esos extraños prófugos de Occidente.

Eso lo será tu madre

Eso lo será tu madre es una biblia alternativa del insulto escrita sin pelos en la lengua. No se trata de un mero compendio de palabras malsonantes, ni de un sesudo ensayo sobre la injuria, sino de una obra divertida y didáctica que parte del convencimiento de que el insulto es lo más parecido al gruñido que nos queda de nuestra animalidad. El libro recoge con rigor, mordiente ironía y deliberada incorrección política, las diversas estrategias verbales y hasta gestuales que emplean los hablantes para lacerar o humillar al otro. Entre los 2000 insultos y expresiones que contiene cabe casi de todo: brillantes insultos delicatessen, otros moribundos, coloristas baldones literarios y toda la gama de grises que forman el repertorio ofensivo de la lengua española, incluyendo las palabras o sentencias más gruesas, aquellas que nacen de las entrañas. La autora ha buscado la advocación de los santos patrones laicos de este denostado campo de la semántica o de la literatura: Diógenes, Catulo, Wilde, Borges, Cela, Quevedo, Schopenhauer… Además de recurrir al repertorio personal, ha prestado oídos a lo escuchado en los más nobles palacios y en los peores tugurios. Aquí hallarás alimento para tu curiosidad y munición para tu ira.

Eso lo será tu madre

Eso lo será tu madre: La bliblia del insulto by María Irazusta Lara
**INCLUYE MÁS DE 2000 INSULTOS*
Eso lo será tu madre* es una biblia alternativa del insulto escrita sin pelos en la lengua. No se trata de un mero compendio de palabras malsonantes, ni de un sesudo ensayo sobre la injuria, sino de una obra divertida y didáctica que parte del convencimiento de que el insulto es lo más parecido al gruñido que nos queda de nuestra animalidad.**
El libro recoge con rigor, mordiente ironía y deliberada incorrección política, las diversas estrategias verbales y hasta gestuales que emplean los hablantes para lacerar o humillar al otro. Entre los 2000 insultos y expresiones que contiene cabe casi de todo: brillantes insultos *delicatessen*, otros moribundos, coloristas baldones literarios y toda la gama de grises que forman el repertorio ofensivo de la lengua española, incluyendo las palabras o sentencias más gruesas, aquellas que nacen de las entrañas.
La autora ha buscado la advocación de los santos patrones laicos de este denostado campo de la semántica o de la literatura: Diógenes, Catulo, Wilde, Borges, Cela, Quevedo, Schopenhauer… Además de recurrir al repertorio personal, ha prestado oídos a lo escuchado en los más nobles palacios y en los peores tugurios.
Aquí hallarás alimento para tu curiosidad y munición para tu ira.

La esfera y la cruz

Publicada en 1910, «La esfera y la cruz» es sin duda la novela de aventuras más evidente de Chesterton. Un católico y un ateo intentan batirse en duelo a muerte, cada uno por defender sus ideas. No lo consiguen, pues siempre tienen que huir de las autoridades que tratan de impedírselo, lo que al final termina por convertirlos en aliados. En su huida en busca de un lugar donde librar el duelo, una huida que se produce por tierra y mar, incluso por aire y hasta estratosféricamente (Chesterton fabula aquí deliciosamente con naves volantes que van hasta las estrellas), acabarán dirigiéndose del sur de Inglaterra a las islas del Canal de la Mancha merced a unos avatares por momentos delirantes y plenos de comicidad, y por momentos emotivos, en tanto la amistad de los dos forajidos va consolidándose precisamente a partir de sus presupuestos ideológicos contrarios. Como el resto de las obras de Chesterton, «La esfera y la cruz» abunda en paradojas y aventuras que bordean lo insólito, hasta desembocar en una insurrección en un manicomio, desatada por el ateo y el católico, en una sucesión de cuadros tan disparatados como mordaces a través de los cuales hace Chesterton una crítica feroz de las instituciones psiquiátricas y de los médicos, así como de todo lo que convencionalmente se tiene por razonable y cuerdo.

La Escuela De La Noche

La escuela de la noche by William Ospina
Una nueva serie de ensayos de personajes y situaciones maravillosas de
la pluma brillante de William Ospina
“El más importante saber que puede alcanzar un ser humano tal vez puede
salir sólo de sí mismo. Esto no significa que deba crecer indiferente al
mundo que lo rodea, significa que sus preguntas deben nacer de sí mismo,
que el saber más válido es el que resuelve problemas de su relación con
el mundo, con los demás y consigo mismo. ‘Para ser algo hay que ser
alguien’, decía Goethe, y sólo dejando hablar la pluralidad de nuestras
emociones e inquietudes estaremos en condiciones de dialogar de verdad
con el mundo”.

El escudo del trueno

La Guerra de Troya está ya a las puertas, y todos los reyes del Gran Verde están concertando entrevistas, tanto con amigos como con enemigos, cada uno con sus propios planes de conquista y saqueo.
En este ambiente de intrigas y traiciones aparecen de pronto tres viajeros: Pilia, una sacerdotisa que oculta un terribel secreto; Calíades, un guerrero de noble corazón armado con una espada legendaria, y Banocles, que confía en forjar su propia leyenda en las batallas que se avecinan. Juntos deciden emprender un arriesgado viaje cuyo destino es la fabulosa ciudad de Troya, sobre la que se cierne una oscuridad que no tardará en eclipsar los triunfos y tragedias personales de los simples mortales por los siglos de los siglos.
David Gemmell continúa con paso firme su espeluznante relato de una de las guerras más trascendentales de todos los tiempos.

El escudo de los tres leones

En la Escocia del siglo XII, Alix, la hija de un noble, se ve obligada a huir de sus tierras cuando un enemigo de su padre se las arrebata y mata a su familia. La muchacha, apenas una niña, se disfraza de muchacho, y ayudada por un joven aventurero y bravucón, se las arregla para llegar a la corte del rey Ricardo Corazón de León y, tras mil peripecias, lograr su amparo para recuperar su herencia. En definitiva, una magnífica novela de aventuras ambientada en uno de los periodos más intensos e interesantes de la historia de Inglaterra.

El escudo de armas

Cuando el Viejo mata al guardia nocturno a martillazos y escapa del asilo de Sketchley, los vecinos del apacible paraje se organizan para dar con el loco más antiguo del refugio de indigentes. Sólo John Lorney se niega a participar del esfuerzo. Lorney es nuevo en Surrey y la gente lo mira con reticencia desde que compró la mansión Tudor donde ha montado un lujoso hotel al borde de la carretera. El mundo es pequeño y la posibilidad de que viejos criminales se reúnan en El escudo de armas no es tan remota. Finalmente, Sketchley es un sitio donde pasan cosas extrañas: robos, restituciones, un viejo misterioso y merodeador. Una noche, prende fuego la finca de un señorío vecino. El dueño y sus invitados se ven obligados a trasladarse a El escudo de armas. Uno de ellos muere asesinado. No hay ninguna pista que relacione los sucesos entre sí hasta que llegan Rennet, un detective americano, y el señor Collett, un inspector de Scotland Yard. La investigación revelará la conexión que los une a todos.

Escuchar a los muertos con los ojos

Consagrada a estudiar el papel desempeñado por lo escrito entre el fin de la Edad Media y el tiempo presente, la cátedra *Escrito y cultura en la Europa moderna* fue inaugurada por Roger Chartier en el Collège de France en octubre de 2007. En la lección brindada en esa ocasión Chartier establece el marco en el que se brindará una enseñanza situada en la confluencia de la historia del libro, la de los textos y la de la cultura escrita, sin separar la comprensión histórica de los escritos de la descripción morfológica de los objetos que los difunden, y precisando, al mismo tiempo, cuáles son los desafíos de la textualidad digital: «Las mutaciones de nuestro presente —escribe Chartier— modifican todo a la vez, los soportes de la escritura, la técnica de su reproducción y diseminación, y las maneras de leer». Cuando el sueño de la biblioteca universal parece hoy más próximo que nunca antes a hacerse realidad, resulta imprescindible realizar un trabajo que, sobre una historia de larga duración de la cultura escrita, funde «la lucidez crítica exigida por las incertidumbres e inquietudes de nuestro presente».
En este volumen, la lección inaugural es acompañada por la conferencia que, bajo el título *Entre páginas y tablas: las desventuras de Cardenio*, Roger Chartier dictó en la apertura de las XI Jornadas de Historia en Tucumán (Argentina) el 19 de septiembre de 2007.

Escuadrón Infernal

LA REBELIÓN TIENE ESPERANZAS EL IMPERIO TIENE AL ESCUADRÓN INFERNAL LA FUERZA DE ASALTO DE ÉLITE DEL IMPERIO SE ENFRENTA A UNA BANDA DE GUERREROS REBELDES DESCARRIADOS… EN UNA BATALLA DE SECRETOS PELIGROSOS Y VENGANZAS MORTALES. Tras el humillante robo de los planos de la Estrella de la Muerte y la posterior destrucción de la estación de combate, el Imperio está a la defensiva. Pero no por mucho tiempo. Como represalia, los soldados imperiales de élite del Escuadrón Infernal han sido convocados para que lleven a cabo la misión crucial de infiltrarse y eliminar a los partisanos, una facción rebelde liderada antiguamente por un célebre combatiente de la República: Saw Gerrera. Tras la muerte de su líder, los partisanos han continuado su extremista legado, decididos a acabar con el Imperio… a cualquier precio. Ahora el Escuadrón Infernal debe demostrar que son los mejores y acabar con los partisanos desde dentro. Pero la creciente amenaza de ser descubiertos en las filas de sus enemigos convierte una operación peligrosa ya de por sí en una prueba de fuego en la que no pueden permitirse ningún error. ¿A qué limites estará dispuesto a llegar el Escuadrón Infernal para proteger y preservar el Imperio…? ¿Y una vez alcanzados estos?

Escrito en negro

«Si uno comienza por permitirse un asesinato pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente». THOMAS DE QUINCEY COLGARON A UN ELEFANTE en Tennessee por matar a un pelirrojo. Le marcaron la jeta a Capone. Jack destripó a una ramera. Paco el Muelas le vendió a un primo un tranvía. Asaetaron a san Sebastián. Mataron al Jaro, que solo tenía un cojón. Al general Galtieri le salió corta la meada. Le hicieron un cuplé a un legionario. William Burroughs le voló la cabeza a su mujer. Norman Mailer acuchilló a la suya. Le dieron lo suyo a Rodney Ring; le zurraron los pasmas durante ochenta segundos y se volvió loca la jungla. El Lobo Feroz servía de garrafón. El Bizco del Borge miraba torcido y disparaba derecho. Lincharon a dos desgraciados en San José y se forraron los tasqueros. Se cargaron al Ringo en un burdel de Nevada; andaba guapeando a una coja. Perpetuaron el revés de Billy el Niño. En la calle de la Princesa vivía una vieja marquesa. La Dulce Neus enseñó las peras en el «Interviú». El general Millán Astray era desmontable. Estamparon camisetas con la cara del caníbal y les pusimos nombres a los monstruos. SIGUIENDO LOS pasos de aquellos ciegos que contaban crímenes en las plazas de pueblos y ciudades, pero con los ojos más abiertos y con mucha más documentación, Martín Olmos nos narra con detalle crímenes y criminales, conformando con esta galería —que es su primer libro— todo un «compendio del mal» en estado puro.