1–16 di 127 risultati

La novela del buscador de libros

No recuerdo un día en que no haya buscado libros, confiesa Juan Bonilla, que refiere en estas páginas la historia de una pasión –un vicio o un deporte, la bibliomanía– que es también o sobre todo una forma de vida. Su recuento no pretende ser ni una apología ni un ensayo histórico, sólo una memoria desordenada, porque la búsqueda de libros es así, desordenada y azarosa. Es su principal encanto, saber cuando sales de caza que no sabes con qué te vas a encontrar, lo que exige aquello que Nietzsche pedía para apreciar la melodía de la existencia: estar permanentemente atentos. Libros y librerías, innumerables pesquisas y muchas historias asociadas que componen, como los volúmenes delas colecciones personales, una suerte de autobiografía. Ya hace mucho que las metas se quedaron en la cuneta de los buenos propósitos y el deseo de búsqueda se cumple en sí mismo: la biblioteca es un organismo que rechaza la idea del todo y cree firmemente en el infinito. Siempre hay algún volumen por conquistar, alguno que está más allá, no sólo los que pertenecen al futuro, también los que se esconden en los pliegues del pasado. **
### Descrizione del libro
Con su habitual brillantez, Juan Bonilla vuelca en esta amenísima memoria su larga y apasionada experiencia como cazador de libros.
### Sinossi
No recuerdo un día en que no haya buscado libros, confiesa Juan Bonilla, que refiere en estas páginas la historia de una pasión –un vicio o un deporte, la bibliomanía– que es también o sobre todo una forma de vida. Su recuento no pretende ser ni una apología ni un ensayo histórico, sólo una memoria desordenada, porque la búsqueda de libros es así, desordenada y azarosa. Es su principal encanto, saber cuando sales de caza que no sabes con qué te vas a encontrar, lo que exige aquello que Nietzsche pedía para apreciar la melodía de la existencia: estar permanentemente atentos. Libros y librerías, innumerables pesquisas y muchas historias asociadas que componen, como los volúmenes delas colecciones personales, una suerte de autobiografía. Ya hace mucho que las metas se quedaron en la cuneta de los buenos propósitos y el deseo de búsqueda se cumple en sí mismo: la biblioteca es un organismo que rechaza la idea del todo y cree firmemente en el infinito. Siempre hay algún volumen por conquistar, alguno que está más allá, no sólo los que pertenecen al futuro, también los que se esconden en los pliegues del pasado.

El misterioso caso alemán

De ahí que sea preciso enfrentarse abiertamente a la incómoda pregunta, tantas veces soslayada, de si existe alguna vinculación entre Goethe y Hitler o entre Weimar y Buchenwald, más allá de una lengua o de un escenario compartidos.
ROSA SALA ROSE Nadie pone en duda que el legado cultural alemán es de una riqueza extraordinaria, ni su decisiva contribución al perfil de la cultura universal. Por ello, a veces con escándalo, otras con un sentimiento de claudicación, todos nos preguntamos cómo es posible que uno de los destinos de esa trayectoria fuera la trágica confusión de barbarie y racionalismo desquiciado que caracterizó el período nazi. ¿Podía preverse tal derivación? ¿Había indicios que la anunciaran? En *El misterioso caso alemán* , Rosa Sala Rose afronta la tarea detectivesca de resolver un caso que «nunca podrá darse definitivamente por cerrado», pero para el que son de vital importancia las pistas y claves que a lo largo de los siglos ha ido dejando su tradición literaria. En este libro, dice la autora, «nos hemos propuesto llamar a la literatura a declarar», pues la literatura sin duda puede testificar fehacientemente «sobre las prisiones mentales que determinan nuestro comportamiento». ¿Qué hay, pues, de realidad, y qué de invención, en el «camino específico» de Alemania? De la condena del humor a la pasión por la soledad y el llanto, del ideal de Bildung a la fantasía del individuo absoluto, de la identificación con Grecia a la genealogía nibelunga, este ensayo muestra cómo se construye una cultura y una identidad nacional, en un análisis tan inspirado y ameno como riguroso, y que seguramente pueda aplicarse a otros «casos» y a otras nacionalidades.

Tres ejemplos de amor y una teoría

Desde el remotísimo día en que el hombre y la mujer se diferenciaron orgánicamente, ambos se buscan para volver a su primitiva condición, en un intento a la vez inevitable e imposible. El carácter represivo de la cultura moderna, enemiga del desarrollo natural de los instintos, no logra suprimir tal impulso reincorporador y sólo puede, a lo sumo, desviarlo hacia formas aberrantes de la sexualidad. Las leyes invariables de la relación amorosa se fundamentan en la realidad del enfrentamiento y cómplementariedad del hombre y la mujer, protagonista de la eterna guerra de los sexos. Una generalización acerca del fenómeno erótico —y de la estética facilitadora y la ética rectificadora consiguientes— sólo puede hacerse sobre la base de la experiencia personal y de la historia. Con ese propósito, Sender recoge buena parte de sus datos del anecdotario amoroso de tres hombres ricos en saber intuitivo, experiencia vital y capacidad creadora: Goethe y sus amores con Carlota, Balzac y sus tormentosas relaciones con Mme. Hanska y Tolstoi y su difícil vida matrimonial con Sofía Andreievna.

Tratado de la vida elegante

El «Tratado de la vida elegante», publicado por Honoré de Balzac en 1830 para inaugurar la serie «Patología de la vida social», corazón «estético» de la Comedia Humana, constituye una de las piedras angulares del dandismo literario, prefigurando e inspirando la obra de autores tan reputadamente elegantes como Barbey d’Aurevilly o Charles Baudelaire. Rico en aforismos, anécdotas hilarantes, y cargado de un humor finísimo (el texto llega a incluir un encuentro ficticio con el príncipe de todos los dandis, el Bello Brummell, que tuvo que emigrar a Francia desde Inglaterra huyendo de sus fieros acreedores), este Tratado marca el camino que va desde el dandismo temprano de la Regencia inglesa al fecundo decadentismo artístico e intelectual de la Francia del XIX, y que desembocaría en la bohemia y en último término en Oscar Wilde. Este capítulo esencial en la historia del gusto estético en el vestir y en el comportarse nos llega, además, en magnifica traducción de Lluís Maria Todó.

Tragedias I

Nacido en Córdoba c. 4 a. C. y educado en Roma en retórica y filosofía, Lucio Anneo Séneca el Joven o el Filósofo fue abogado, cuestor y senador, orador y escritor, preceptor del joven Nerón y consejero político de éste cuando llegó a ser emperador, hasta que el espíritu alocado del discípulo le llevó a retirarse y a participar en una conspiración, a raíz de cuyo fracaso fue obligado a suicidarse (65 d. C.). En su vida privada no aplicó los principios morales estoicos que predicaba, pero su tarea como consejero del emperador, junto con Burro, fue muy útil para el imperio durante varios años. Además de la diversa obra en prosa, su producción consiste en nueve tragedias adaptadas del griego, y que son las únicas muestras de este género que nos ha legado Roma. Todas las de este volumen (primero de dos dedicados a la tragedia senequista) se inspiran en Eurípides. En «Hércules furioso» la diosa Hera hace enloquecer a Heracles, quien asesina a sus propios hijos, confundiéndolos con otros, y a su esposa; recuperada la cordura, Heracles trata de suicidarse por desesperación, pero Teseo le convence de que acuda a Atenas para purificarse y le insta a superar el horror. «Las troyanas» escenifica el último día de la destrucción de Troya y el sufrimiento de las mujeres troyanas, que son el botín de los vencedores; es una de las mejores tragedias de Séneca, e incluye una emotiva confrontación entre Andrómaca y Ulises. «Las fenicias» nos ha llegado muy fragmentada, y hasta es posible que la versión que conocemos proceda de dos obras distintas. En «Medea» la protagonista despechada se sume en la desesperación más violenta a raíz del abandono de su esposo Jasón, y urde la más cruel venganza; Séneca intensifica los aspectos más pasionales de la historia para poner aún más de relieve la dimensión trágica: la infidelidad y los celos desencadenan las pulsiones más irracionales que anidan en el corazón humano, y una cadena de destrucción ajena y propia que precipita al nihilismo más absoluto. Puesto que carecemos de cualquier noticia acerca de la representación de estas tragedias, es posible que fueran compuestas no para la escena, sino para la recitación ante un auditorio o bien para la lectura en solitario.

La reina del Pacífico

Resultado de una larga serie de entrevistas a Sandra Ávila, la Reina del Pacífico, contiene el primer testimonio sobre lo que significa nacer, crecer y vivir dentro de la mafia del narcotráfico. Esta mujer-mito le platica a Julio Scherer su historia, en la cual se manifiesta directamente, con todas sus contradicciones, temores y arrebatos. Su voz, ante el periodista y la opinión pública, retumba poderosa, aunque por momentos se exprese a la defensiva, lacónica y desalentada. Gracias al enorme oficio narrativo de quien es considerado el mejor periodista de México, Sandra Ávila nos presenta las entrañas de ese mundo gobernado por la muerte, pero también habla de su intimidad. “Y en la lucha por mostrarse dueña de sí misma” -como escribe Scherer-, resulta contundente. “Me he emborrachado con la vida y he padecido crudas de las que me he levantado. Ahora tropiezo con los muros de mi celda entre la depresión y el ánimo, medio muerta y medio viva, caída y vuelta a levantar…” Libro único en muchos sentidos, La Reina del Pacífico: Es la hora de contar se publica en el momento más trascendental de la guerra contra el narcotráfico. Suministra a los lectores piezas cardinales que le permiten descifrar el rompecabezas de esta violencia sin antecedentes que sufre nuestro país y que parece no tener fin.

Opiniones

Volumen X de la edición de las obras completas de Rubén Darío, realizada por la Editorial Mundo Latino a principios del siglo XX.

Morral, el reo asesinado

El 31 de mayo de 1906 el rey Alfonso XIII acaba de casarse con Victoria Eugenia de Battenberg cuando, de regreso a palacio, un supuesto anarquista llamado Mateo Morral arroja un ramo de flores que esconde una potente bomba al paso de la comitiva real. Los reyes resultan ilesos, pero mueren 23 personas. Dos días después, Morral es presuntamente detenido por un guardia, a quien se dice que asesina antes de suicidarse. Francisco Pérez Abellán, levanta las faldas a la historia gracias al estudio del sumario, con unas fotos que, más de cien años después de los hechos, demuestran que Morral no se suicidó. Su cadáver presenta un orificio de bala en el pecho que fue disparado con un arma larga. ¿Qué oscuros poderes querían silenciar a Mateo Morral?

La lengua latina Libros VII-X y Fragmentos

«De lingua latina», obra de Marco Terencio Varrón, es un estudio del latín desde varios puntos de vista: etimológico, morfológico, histórico, de uso contemporáneo, etc. La lamentable pérdida de buena parte de la obra de sus veinticinco libros originales sólo se han conservado del V al X, más algunos fragmentos obliga a hacer conjeturas acerca de las partes desaparecidas a partir del esquema de las que sí poseemos, dedicadas a la etimología y la flexión. A pesar de este carácter fragmentario, continúa siendo una útil fuente de conocimiento de la lengua latina, y lo conservado demuestra la originalidad del tratado: se ocupa no sólo de cuestiones gramaticales concretas, sino de lingüística general, como la conclusión del carácter analógico de la lengua (está gobernada por reglas que hay que descubrir y estudiar, al tiempo que se aceptan las anomalías semánticas y gramaticales como parte de un fenómeno vivo). Marco Terencio Varrón (Reate, actual Rieti, 116-27 a. C.) fue un polígrafo, militar y político latino, considerado uno de los hombres más sabios en la Roma de su tiempo. César le encargó la dirección de las bibliotecas públicas, pero tras la muerte del dictador perdió su cargo y se le confiscaron los bienes; finalmente, Octavio le indemnizó y le devolvió a su antigua ocupación. Escribió setenta y cuatro obras, que fueron referente obligado en épocas posteriores para eruditos y padres de la Iglesia (en especial, san Agustín).

La lengua latina Libros V-VI

«De lingua latina», obra de Marco Terencio Varrón, es un estudio del latín desde varios puntos de vista: etimológico, morfológico, histórico, de uso contemporáneo, etc. La lamentable pérdida de buena parte de la obra —de sus veinticinco libros originales sólo se han conservado del V al X, más algunos fragmentos— obliga a hacer conjeturas acerca de las partes desaparecidas a partir del esquema de las que sí poseemos, dedicadas a la etimología y la flexión. A pesar de este carácter fragmentario, continúa siendo una útil fuente de conocimiento de la lengua latina, y lo conservado demuestra la originalidad del tratado: se ocupa no sólo de cuestiones gramaticales concretas, sino de lingüística general, como la conclusión del carácter analógico de la lengua (está gobernada por reglas que hay que descubrir y estudiar, al tiempo que se aceptan las anomalías semánticas y gramaticales como parte de un fenómeno vivo). Marco Terencio Varrón (116-27 a. C.) fue un polígrafo, militar y político latino, considerado uno de los hombres más sabios en la Roma de su tiempo. César le encargó la dirección de las bibliotecas públicas, pero tras la muerte del dictador perdió su cargo y se le confiscaron los bienes; finalmente, Octavio le indemnizó y le devolvió a su antigua ocupación. Escribió setenta y cuatro obras, que fueron referente obligado en épocas posteriores para eruditos y padres de la Iglesia (en especial, san Agustín).

El tesoro cátaro

El libro «El tesoro cátaro» fue escrito por el autor Gérard de Sède en el año 1966 con el título original de «Le Trésor cathare» que se publicó en la colección Otros mundos con una traducción de Guillermo Lledó. Del oro de Delfos a las ruinas de Montségur, la sangrienta cruzada contra una herejía que aún subsiste. ¿Por qué cantaban en «lengua secreta» los trovadores medievales?

El futuro comenzó ayer

En estas «Lecturas mosaicas», Sender vuelve a hacer gala de su gran talento y buen talante de escritor, deleitándonos con su clara y pulida prosa y con su hondo y singular análisis de obras literarias, hombres y hechos, todo ello relacionado con muchos de los problemas socio-políticos, morales y éticos que inquietan y agitan a nuestro mundo.

El coloso de Nueva York

«El coloso de Nueva York» es un tributo a la ciudad que nunca duerme, un homenaje literario al paisaje urbano y al ambiente fascinante y febril que dibujan sus habitantes. A través de trece episodios, el autor traza un recorrido visual por las calles de la ciudad, pero también por su propia memoria: qué se siente al contemplar Manhattan por primera vez, cómo Nueva York desplaza a sus habitantes de la soledad al calor del gentío… A ritmo de jazz, Colson Whitehead utiliza distintas voces narrativas para transmitirnos con total fidelidad la banda sonora —a la vez variada y fluida— de este lugar. Whitehead pone de manifiesto que Nueva York es una ciudad viva, una ciudad que representa la modernidad y el progreso, y como tal está sujeta a todo tipo de cambios, algunos de ellos de terribles consecuencias. El lector encontrará en estas páginas una guía de la ciudad, a la vez que una reflexión sobre su historia. «El coloso de Nueva York» se sitúa junto a los textos clásicos más iluminadores publicados hasta la fecha, como lo fueron en su día «Esto es Nueva York» de E.B. White o «Patria mía» de Ezra Pound. «Un retrato perfecto y auténtico. […] «El coloso de Nueva York» es el bocado más exquisito de la Gran Manzana que he probado en años». GRACE LICHTENSTEIN, «The Washington Post» «Una carta de amor a Nueva York. […] El coloso ilumina grandes momentos que definen la ciudad». «San Francisco Chronicle» «Suena a jazz; profundo y maravilloso retrato de Nueva York». «Los Angeles Times» «Evocativo y poético. Un clásico». «The Nation»

Consolaciones, Apocolocintosis

Séneca escribió tres «Consolaciones» para apaciguar el ánimo afligido de personas más o menos allegadas, una tristeza que aquí se contrarresta con un texto satírico sobre el emperador Claudio. Este volumen dedicado a los tratados senequistas incluye las llamadas «Consolaciones», en las que el moralista cordobés trata de reconfortar y apaciguar a la noble Marcia por la muerte de sus hijos, a Helvia (madre de Séneca) para que resista su propio exilio en el año 41 (a Córcega, debido a una acusación de adulterio con Julia, hija de Germánico y hermana de Calígula), del que regresó en el 49 para convertirse en precepto del joven Nerón; y a Polibio (liberto del emperador Claudio), con motivo de la muerte de su hermano. En todos estos textos Séneca admite el dolor y las aflicciones humanos, pero trata de contenerlos mediante los preceptos de entereza y ataraxia estoicos. La «Apocolocyntosis» es una parodia satírica sobre la muerte del emperador Claudio, en la que se combinan prosa y verso. En esta obrita (cuyo título se forma a partir de las palabras latinas que significan «deificación» y «calabaza») Séneca bromea sobre la divinización del emperador Claudio, a cuya supuesta estupidez tal vez haga referencia la calabaza. Describe la llegada de Claudio al cielo, donde termina por convertirse en secretario de uno de sus propios libertos.

Cómo organizar una cruzada

Pensamos en las cruzadas como en movimientos impulsivos de masas enfervorizadas. Christopher Tyerman, profesor de la Universidad de Oxford y autor de «Las guerras de Dios», nos descubre la compleja trama organizativa que implicaba una cruzada: acuerdos diplomáticos para asegurarse el libre paso, planes de campaña basados en la información disponible, presupuestos de gastos y pagas, transporte de alimentos y de suministros médicos que obligaban a movilizar las flotas europeas… Un panorama que nos ilustra acerca de la capacidad organizativa de los gobernantes medievales y de la importancia de la razón en unos tiempos que creemos dominados por la fe. Basándose en su conocimiento de la documentación existente, Tyerman revive las diversas etapas de la organización: la propaganda, el reclutamiento, las finanzas de la empresa, la logística y la fijación de una estrategia. Y nos lleva, con ello, a una visión más realista de las sociedades medievales.

Casanova

«Casanova», un veneciano que vivió casi toda su vida exiliado de su amada ciudad, creo mitos acerca de sí mismo y sus contemporáneos italianos. En este ensayo biográfico magistral, «Stefan Zweig» examina el hombre y la ciudad que dejó atrás y nunca olvidó. Señala que `los escritores imaginativos rara vez tienen una biografía, y los hombres que tienen biografías son sólo en circunstancias excepcionales, capaces de escribir «Casanova» es una excepción espléndida y casi única.