La fosa de los espíritus

… Y la bruja Largerloff dijo que ella volvería. Que sus poderes satánicos no sólo permitían invocar a los muertos y hacerles regresar a la tierra, sino que ella misma, un día, aunque hubieran pasado muchos años, haría también acto de presencia entre los vivos. Y que su venganza seria larga, lenta y terrible. Y la bruja Largerloff fue atada a la escalera, como lo había sido la bruja Guntar. Y cuando se la enfrentó a la hoguera, dijo que ella nunca moriría del todo. Prorrumpió en gritos que hicieron que algunas mujeres se taparan el rostro. Y aseguró que muchos sufrirían peores suplicios que los que ella iba a sufrir ahora. Y cuando fue lanzada a la hoguera, muchas personas no quisieron verlo. Sólo el poder de «El Malo» podía explicar la resistencia de la bruja Largerloff, y lo mucho que ella tardó en morir. Algunos de los niños que cantaban se desmayaron. Y aquél no fue un día de alegría, sino de luto para la ciudad entera.

Only registered users can download this free product.

Recensioni

Ancora non ci sono recensioni.

Recensisci per primo “La fosa de los espíritus”